miércoles, 21 de septiembre de 2016

Líder Mundial



Luego de la debacle de la última cumbre del Movimiento de Países No Alineados en Margarita a la que asistieron sólo 15 jefes de gobierno y 105 segundones enviados por presidentes que no deseaban retratarse junto al cucuteño hambreador de Venezuela, y en la que, como es costumbre, el presidente del país anfitrión –en este caso Nicolás- asum la Presidencia del grupo, el laboratorio de propaganda chavista, fiel a los principios de Joseph Goebbels, circuló en las redes sociales la etiqueta o hashtag #MaduroLiderMundial.

Así, los No Alineados tuvieron el cuestionable honor de elegir un presidente rechazado unánimemente por su pueblo, por organismos internacionales, por países víctimas del narcotráfico y lavado de dinero chavistas y del terrorismo patrocinado por la revolución bolivariana, señalado por la ONU y por la OEA de atentar contra la democracia y violar DDHH, denunciado por delitos de lesa humanidad ante la CPI de La Haya, en vísperas de ser revocado, y que a punta de insultos y amenazas intenta imponer su presidencia a los países de MERCOSUR, cual novio enguayabado rechazado por la novia, quienes le exigen que cumpla con las obligaciones como socio de esa alianza comercial y con las cláusulas democráticas del Protocolo de Ushuaia en lo que se refiere a garantizar integridad del hilo constitucional, división de poderes, libertad de presos políticos, respeto a los DDHH y realización oportuna del Referéndum Revocatorio exigido por el pueblo.

No es ninguna sorpresa que ese Movimiento de No Alineados que  nació como reacción a la Guerra Fría como factor de equilibrio entre el Imperio Estadounidense y el extinto Imperio Soviético, que al caer este último perdió su razón de ser, designe en su presidencia al dictador fracasado Nicolás. Después de todo, los No Alineados –que lejos de ser una institución jamás pasaron de ser un grupo de contertulios con inclinaciones hacia la izquierda cuyos pronunciamientos jamás tuvieron verdadera relevancia ni trascendencia- hoy está reducido a club de dictadores en el que los sanguinarios Robert Mugabe y Raúl Castro son los paradigmas.

Siendo Nicolás un presidente que se ha caracterizado por una larga cadena de fracasos tanto en el ámbito internacional como el interno, que ha insultado directa o indirectamente por medio de su canciller a cuanto funcionario o representante de gobiernos extranjeros u organismos internacionales se rebele contra sus deseos, que se ha constituido en el hazmerreír de la civilización gracias a sus carencias intelectuales, morales y sus torpezas, y que hasta parientes cercanos tiene enjuiciados por narcotráfico en el extranjero; resulta infinitamente risible la tal etiqueta #MaduroLiderMundial. En efecto, no parece emanada de sus órganos de propaganda comunista, sino de la creativa mente de un genio de la comedia opuesto a su dictadura.

¿Puede ser #MaduroLiderMundial si amenaza a la unión comercial de MERCOSUR en la que pretende ser aceptado: “si no nos dejan entrar por la puerta, entraremos por la ventana”? ¡Jamás! Parecen más bien las palabras de un ratero, de un pobre hombre, de un paria. Es el lenguaje diplomático de un indigente intelectual. ¿Puede ser #MaduroLiderMundial si basa su diplomacia en la ofensa, el soborno y la extorsión? ¡Nunca! Es la conducta propia de un PRAN, de un hampón.

La compra del título de #MaduroLiderMundial le costó al país casi $ 200 millones, erogados para montar la reunión de Margarita. Así que se trata de un “líder mundial” con total desprecio por el hambre de su pueblo que antepone sus delirios de figuración internacional a la necesidad imperiosa de adquirir comida y medicinas para la población que muere de mengua.

Con líderes mundiales como Nicolás la raza humana tendría asegurada su extinción en el muy corto plazo.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario