sábado, 17 de septiembre de 2016

¿Enemigo interno?





Ayer causaron enorme revuelo e indignación, si no rabia, las inoportunas –y esperemos que no maliciosas- declaraciones del Coordinador de Asuntos Internacionales de la MUD, Timoteo Zambrano. En pocas palabras, el vocero declaró que estaba en desacuerdo con la decisión de MERCOSUR y  la actitud de los otros países socios en contra de la Presidencia pro témpore de Venezuela al frente de ese organismo. Alegó para sustentar su opinión, que tal medida afectaba el bienestar de todos los venezolanos.

Dentro del cúmulo de exigencias de MERCOSUR al gobierno de Venezuela para que pueda asumir la Presidencia y permanecer dentro del pacto comercial, está la satisfacción de sus cláusulas democráticas, que incluyen respeto a los DDHH, a los derechos políticos, liberación de presos políticos y la realización inmediata del Referéndum Revocatorio. Lo que coincide con los objetivos de la oposición venezolana, cuya primera meta debería ser la verificación de ese referéndum dentro de 2016 y la restauración de la democracia. Para cumplir con los requisitos la alianza comercial le ha fijado al Gobierno Venezolano un plazo máximo que vence el próximo 1º de diciembre.

Es muy alarmante que las declaraciones de Zambrano se dan en un momento extremadamente delicado para la coalición opositora. “Casualmente” en la misma semana el país estaba encendido por la revelación por parte del chavismo de que efectivamente representantes de la MUD -mencionados con nombres y apellidos- ya estaban dialogando desde hace meses con el gobierno en reuniones secretas totalmente negadas por la MUD. El escándalo despertó la desconfianza de gran parte del electorado opositor y sin duda causó un importante daño imponderable por los momentos. Zambrano no pudo escoger una peor oportunidad para emitir sus opiniones (o mejor momento, si lo vemos desde el punto de vista de la dictadura). ¿Es posible que sea tan bruto? Si es honesta su opinión, ¿no podía callarla en bien de la imagen, confiabilidad y prestigio de la MUD? ¿La discutió previamente con la directiva de la coalición antes de declarar?

La MUD le salió al paso a las dañinas declaraciones de Zambrano. Ya algunos de sus dirigentes habían manifestado apoyo y agradecimiento por la conducta de los otros países de MERCOSUR. Chúo Torrealba aclaró que esas declaraciones las hacía Zambrano a título personalísimo y nada tenían que ver con la posición de su representada en la materia. Reiteró el agradecimiento a los otros países del convenio por el apoyo a la democracia venezolana. La MUD se deslindó, pero no fue más allá del ofrecimiento de presentar un documento el sábado exponiendo la posición de esta agrupación de partidos.                  .

Resulta curioso que ante el severo daño causado por Timoteo Zambrano, infligido justo cuando la MUD intentaba recuperarse de la estocada asestada por el PSUV en los días inmediatamente anteriores, la respuesta de esta se haya limitado a distanciarse de las declaraciones de su Coordinador de Asuntos Internacionales, excluyendo cualquier otra medida. Hay que resaltar que esas declaraciones las emitió Zambrano en oficinas de la MUD con el logo de la Unidad de segundo plano en las paredes del recinto.

Únicamente hay tres posibles explicaciones: 1) Zambrano actuó de buena fe muy ingenuamente (lo que significa que no tuvo la inteligencia para prever el daño que causaría, algo muy poco probable); 2) Zambrano actuó de acuerdo con el resto de la MUD (lo que ha sido desmentido posteriormente por esta); y 3) Zambrano atiende a intereses subalternos en conflicto con los de la MUD y el pueblo (esperemos sea una de las dos anteriores, en efecto, la explicación). Mucho se ha especulado acerca de la infiltración de la MUD por el régimen, ¿será esta una señal de tal maniobra?

Todos los miembros de la MUD, como políticos que son, deben entender que fungen como mandatarios del pueblo. Su función es percibir la voluntad popular, interpretarla correctamente y obedecerla. No es a la inversa. El político obedece al pueblo como su apoderado, no es el pueblo el que obedece al político. Esto es aplicable al señor Zambrano, de manera que si adelantó sus propias opiniones sin atender al clamor de 30 millones de compatriotas desesperados y muy agradecidos por la conducta de MERCOSUR en la defensa de la democracia venezolana, está faltando a su sagrada obligación.

En consecuencia, la defensa que esgrime Zambrano –la protección del bienestar del pueblo pues las medidas de MERCOSUR afectan a todos los venezolanos- no es válida. El pueblo está consciente de que las sanciones de MERCOSUR afectan su bienestar, pero considera de mayor jerarquía la derrota de la dictadura. El político que piense que conoce mejor lo que le conviene al pueblo y se erige en una suerte de tutor es extraño al pensamiento democrático liberal y se inscribe dentro del totalitarismo marxista o fascista.

Cualquiera que sea el trasfondo de este confuso episodio, hay que convenir en que tiene un particularmente fétido vaho a Diosdado Cabello y PSUV. Es infinitamente improbable que se trate de una mera casualidad.

Si por este tipo de hechos la dirigencia de la MUD responsable de ellos pierde el apoyo de 30 millones de ciudadanos desesperados e iracundos por el hambre y el colapso del país, con toda seguridad otro liderazgo emergerá para aglutinar el respaldo de esa masa y servirla lealmente. Fallar en satisfacerla en el compromiso asumido de realizar el referéndum en 2016 significará la muerte política de esa dirigencia, la cual será acreedora de aún más repudio del que goza el propio chavismo.

Si existe una conexión entre la delación por parte del chavismo acerca de las reuniones secretas que la MUD negó y las declaraciones de Zambrano, como parte de una operación dirigida a desprestigiar y desarticular a la oposición y a generar desesperanza con el objeto de anular la capacidad de lucha del pueblo deprimiendo sus ánimos (en la que la firma de Cuba se ve a leguas), es necesario advertir que es posible que tal plan logre sus objetivos, pero sólo en el cortísimo plazo y que hasta desaparezca la MUD. Pero el inmenso deseo de lucha de ese pueblo desesperado no morirá y en muy breve plazo explotará con terribles consecuencias para los tiranos. La historia lo enseña.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe


No hay comentarios:

Publicar un comentario