sábado, 24 de septiembre de 2016

El reto de la MUD




Partiré de la premisa acerca de la que no encuentro lugar a dudas, de que la MUD es víctima de una conspiración concebida por Cuba. Otra premisa es que por razones incomprensibles -si presumimos la buena fe de su dirigencia- esta coalición opositora cayó ingenuamente en la trampa montada por el castrochavismo que hoy le genera la más grave crisis de su historia, al punto de que muchos la consideran su suicidio. A partir de esos dos postulados intentaré analizar su situación real, sus fortalezas y sus debilidades.

Sus debilidades incluyen la sordera que no le ha permitido escuchar el mandato popular de la inmensa mayoría –casi la totalidad de la población- que está dispuesta a restearse con ella, no por simpatía hacia la MUD, sino por el total repudio al chavismo. Una mayoría de 30 millones de venezolanos que le presta su apoyo con el único objeto de deponer a la dictadura, pero que está dispuesta a migrar hacia otro liderazgo que satisfaga mejor este objetivo. La MUD olvidó que la función primordial del líder político no es indicarle al pueblo lo que debe hacer, sino saber escuchar la voluntad de ese pueblo, interpretarla, obedecerla y trazar estrategias dirigidas a satisfacerla. Esa sordera causó, por ejemplo, que la MUD tomara de forma exclusiva el camino del referéndum revocatorio –el que más le convenía al chavismo por dominar todos los poderes, incluyendo el electoral, para bloquearlo- soslayando totalmente el de la ilegitimidad de Maduro -que podía asumir simultáneamente- por gozar de doble nacionalidad. (Por cierto, el argumento de que al decretar la AN su destitución por esta causa no habría manera de realizarlo por falta de poder coactivo también se aplicaría al revocatorio, pues una vez derrotado Maduro, también sería necesario ese poder para efectivamente removerlo de Miraflores).

La más grave debilidad de la MUD en este momento es la pérdida de confianza que sus errores (presumiendo siempre la buena fe de sus integrantes) han sembrado en la inmensa mayoría que la apoya. La MUD provocó esa desconfianza caminando dócilmente en la trampa preparada por el G2-chavismo por intermedio de Rodríguez Zapatero, aceptando dialogar en secreto para luego ser delatada por el régimen en el momento en que más daño se le causaría. Cabe destacar que el agente utilizado para concertar la intermediación de Rodríguez Zapatero fue Timoteo Zambrano de UNT, el mismo que se entrevistó con Leopoldo López y Antonio Ledezma  para ofrecerles libertad a cambio de entregar el revocatorio (a instancias del chavismo, siendo el único dirigente opositor al que se le ha permitido visitar a esos presos políticos) y que en días recientes se pronunció en contra de las exigencias de MERCOSUR –alianza que apoya a la causa de nuestra democracia-  que amenaza con expulsar a Venezuela si no cumple con sus compromisos, incluyendo los de las cláusulas democráticas y la realización del referéndum revocatorio en 2016.  El comportamiento de Timoteo lleva a inferir la posibilidad de que sea agente al servicio del chavismo. Sería interesante conocer por qué la MUD no se percató de las actividades de Zambrano.

En la crisis que atraviesa la MUD ha de confrontar a un régimen que por primera vez en la historia encuentra total oposición y rechazo tanto en el ámbito nacional como el internacional, apenas sujeto al hilo etéreo de los No Alineados. Un régimen que como consecuencia de la total certeza con respecto a la aplastante derrota que recibiría en el referéndum revocatorio y en las ya en mora elecciones para gobernadores, decidió quitarse el antifaz, desprenderse del disfraz de demócrata y declararse abiertamente dictadura fijando por medio de su CNE unas condiciones para la recolección de firmas y realización del referendo que se traducen en el bloqueo del mismo, al menos dentro de 2016. Esas condiciones constituyen, además de infranqueables obstáculos,  la negación de los objetivos de un referéndum revocatorio y una burla ultrajante a la voluntad popular, pues le aseguran al chavismo la permanencia en el poder aun si Maduro es revocado en 2017, ya que un Vicepresidente designado por el chavismo y el propio Maduro asumiría la Presidencia.

Una debilidad crucial de la MUD es que solamente aglutina a partidos políticos excluyendo a otros sectores organizados o no, como sindicatos, uniones de trabajadores y gremios y en general, fuerzas vivas de la sociedad ajenas al mundo político.

La existencia de la MUD está vinculada totalmente a la realización del revocatorio en 2016. En este sentido pareciera que la MUD se estaría suicidando por ignorar el clamor popular y jugarse todos los tickets de la lotería en ese referéndum y ni uno en la destitución por doble nacionalidad. Y también por sucumbir a la provocación chavista de dialogar manteniendo en secreto las negociaciones y negando su existencia a un público que las conocía por filtraciones a la prensa (seguramente originadas en el régimen), cosa que empeoró con explicaciones baladíes basadas en juegos de palabras.

Pero hay fortalezas. Hay argumentos de peso a favor de la MUD.

En primer lugar, la MUD todavía atrae el apoyo de una mayoría de gran magnitud. Las maniobras divisionistas por parte del castrochavismo con la colaboración de topos insertados dentro de ella no lograron totalmente su propósito. La MUD ya debe tener buena idea acerca de quiénes son esos agentes del chavismo infiltrados en sus filas.

Segundo, es falso que la MUD sea totalmente manejada por infiltrados de la dictadura. Hombres como Henry Ramos Allup, hoy proyectado como líder de gran arrastre gracias, no solamente a sus indudables dotes, sino al mismo chavismo que con sus agresiones lo han exaltado, tienen, además de indiscutible inteligencia, conocimiento, cultura, sagacidad y astucia, experiencia política de sobra para saber que estamos viviendo la más brillante oportunidad de sacar a la delincuencia chavista del poder y tomar el control del país para restaurar la democracia. Con todo lo que se le pueda censurar a Ramos Allup, no es la imbecilidad uno de sus defectos. De manera que sabiendo que tiene la sartén agarrada por el mango, bajo ningún respecto va a negociar una traición entreguista a cambio de una recompensa que, por grande que sea, jamás será comparable a la certeza de conducir el país con todos sus recursos. No se transará por una parcela cuando puede tener el todo. Esta misma consideración es aplicable a los líderes de los demás partidos, quizá con la excepción de UNT que pareciera tener su propia agenda. Este argumento debería satisfacer a los escépticos que excluyen toda posibilidad de que los políticos actúen de buena fe.

En vista de que a causa de sus errores la MUD ha perdido parte pero no todo su poder de convocatoria, existimos venezolanos que pensamos que la mejor opción en el corto plazo es unir esfuerzos alrededor de la MUD. Pero de una MUD saneada que atraiga a su seno a todos los sectores de la vida nacional, trabajadores, gremiales, vecinales, aun los no organizados, para fortalecer su postura y adoptar la defensa del país vigorosamente en contra de la agresión nacional y extranjera personificada en el chavismo. Y de una MUD que escuche y obedezca al pueblo y que le hable claro y sin ocultamientos.

El venezolano debe cobrar consciencia plena de que no enfrenta a un partido político con un mero proyecto marxista leninista. Enfrenta a toda una conspiración expansionista del comunismo mundial con Cuba a la cabeza como metrópolis, usando agentes locales representados en el chavismo, con sus cúpulas militares y civiles muy corruptas, por lo demás. Más que de una dictadura, que lo es, es un secuestro de un país entero con el objeto de saquearlo en beneficio del grupúsculo de delincuentes en el poder, de Cuba y de la internacional comunista. Es decir, los venezolanos enfrentamos un poder inmenso, no solamente a las armas de militares, milicianos y grupos paraestatales chavistas –únicos sustentos de la revolución que perdió total y absolutamente su base popular- sino a potencias extranjeras y a toda la izquierda del planeta en su desquiciado proyecto de dominación mundial.



Ante esta terrible y formidable amenaza, los venezolanos tenemos la obligación de amalgamarnos y cohesionarnos alrededor de la única entidad opositora todavía vigente mientras esta no sea sustituida por mejores alternativas, bajo las condiciones ya mencionadas de depuración y de apertura. Y la MUD tiene la obligación de asumir ese liderazgo diáfana y enérgicamente para conducir la movilización nacional masiva, contundente, indoblegable e infatigable que las mayorías prestas a la lucha reclaman. Tanto para la MUD como para el pueblo es o hacerlo decididamente o morir.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario