viernes, 30 de septiembre de 2016

Atavismo totalitarista





El totalitarismo es característico de todo fascismo, tanto de derecha como de izquierda. Por ser una forma de fascismo, el marxismo-leninismo es totalitarista –sí, aunque sea un lugar común, los extremos se tocan-. Ambos enfoques colectivistas se basan en el control por parte del Estado de todos los aspectos de la vida en sociedad. Desde la economía hasta la educación, pasando por el entretenimiento y las artes, son objeto de la planificación y supervisión estatal centralizada.

El pensamiento fascista totalitarista tiene consecuencias tan trágicamente ridículas que caen en lo risible. En días recientes escuchamos a Freddy Bernal dirigiéndose a una exigua audiencia de “simpatizantes” oficialistas (una especie en peligro de extinción) anunciando que el régimen planifica una Navidad feliz en 2016, que incluirá la repartición de perniles de cochino en la bolsas del CLAP y que ha fijado una meta de producción de 40 millones de hayacas para el mes de diciembre. ¡El Estado fascio-marxista planifica hasta el número de las navideñas hayacas que comerán los venezolanos!

Por cierto, la cifra de 40 millones de hayacas se traduce en que cada uno de los 30 millones de venezolanos podrá disfrutar un total de ¡1,3 hayacas en todo el mes de diciembre! ¡Ni siquiera dos hayacas en 31 días! En tiempos idos no tan lejanos, hasta el hogar más pobre podía ofrecer a sus miembros al menos una hayaca al día. Si cada venezolano comiera una sola hayaca diaria harían falta 900 millones de hayacas. Es decir, Bernal se jacta de satisfacer apenas el 4% de lo que el pueblo alguna vez disfrutó y de lo que aún disfrutaría de no existir la ruina socialista.

Pero los fascistas que tienen la mirada orwelliana de un difunto vigilando los pasos de cada ciudadano en Venezuela no se detienen en la planificación de los manjares durante las Pascuas. Por ejemplo, justifican la hegemonía estatal en el uso de las ondas radioeléctricas y la extorsión a la que someten a los pocos medios independientes que aún sobreviven, negándoles la renovación de sus concesiones. Los representantes de un gobierno que monopoliza la casi totalidad de los medios radiales y televisivos y que hasta Internet pretende controlar para imponer su pensamiento único y así satisfacer sus intereses totalitaristas, alegan que el Estado está obligado a impedir que un dueño de algún medio pueda emitir sus opiniones atendiendo a sus intereses particulares.

Y van todavía más allá. Escuchamos al Jefe de la Fracción Parlamentaria del PSUV argumentar que la Asamblea Nacional se había convertido en un poder inconveniente e incómodo, ya que se había desviado de sus funciones enfrentándose a los demás poderes. Es decir, la visión totalitaria atávica del marxista le hace concebir una democracia en la que todos los poderes responden a un pensamiento único. Rodríguez niega la razón de ser, la esencia del sistema de división e independencia de poderes. Y niega la esencia de todo parlamento que por definición es un poder deliberante, crítico y contralor, como debe ser en el Estado de Derecho: todo poder está obligado a ser crítico e incluso enfrentar a los demás cuando violan derechos constitucionales, ciudadanos o legales, pues es la crítica el fundamento de su función contralora que a su vez es garante del equilibrio entre los órganos del Poder Público y del respeto a los derechos de la ciudadanía.

Pero es que el totalitarismo atávico del fascista marxista solamente le permite concebir poderes subordinados al Ejecutivo obedientes a su pensamiento único. Después de todo, la división de poderes define al Estado Liberal Burgués, y como es sabido, todo lo “burgués” es enemigo del pueblo (o sea, del comunista).

El totalitarismo atávico del marxista encuentra su razón de ser en la premisa básica en que se funda el pensamiento comunista: la tutela del pueblo al que considera minusválido en todo sentido, en especial, en lo intelectual. El marxista dice amar tanto al pueblo que se erige en un defensor que conoce aún mejor que el propio pueblo su voluntad y lo que más le conviene. El comunista se siente con derecho a proteger al pueblo hasta del propio pueblo. De esta manera, por ejemplo, vemos que el chavismo desconoce la autoridad, la representatividad y la legitimidad de la AN elegida por el pueblo en avalancha de votos el 6D, lo que es perfectamente lógico desde la óptica fascio-marxista que considera que cuando el pueblo votó masivamente eligiendo una AN con mayoría absoluta opositora, cometía un error debido a su incapacidad y minusvalía que el gobernante comunista está obligado a corregir en aras del bien del pueblo.

Ahora el pueblo clama a gritos desesperados por un referéndum revocatorio para sacar del poder al chavismo que ha depauperado, arruinado y llevado a la miseria al país y que ha violado toda clase de DDHH en ese proceso. Pero el paternal chavismo marxista totalitarista conoce mejor que el propio pueblo sus deseos e intereses, y por esto obstruye la realización de ese referéndum usando sus fieles esbirros del CNE y TSJ. El chavocomunismo sabe que en realidad el pueblo -que no sabe lo que le conviene- no quiere sacarlo del poder, razón por la que con triquiñuelas y subterfugios pospondrá el revocatorio hasta 2017, dando tiempo a Nicolás para que designe como Vicepresidente a algún Diosdado Cabello que asumiría la Presidencia una vez sea revocado, garantizando así la continuidad y perpetuación del chavismo totalitarista marxista ultracorrupto en el poder. Porque father knows best, el padre sabe lo que mejor le conviene al hijo.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

sábado, 24 de septiembre de 2016

El reto de la MUD




Partiré de la premisa acerca de la que no encuentro lugar a dudas, de que la MUD es víctima de una conspiración concebida por Cuba. Otra premisa es que por razones incomprensibles -si presumimos la buena fe de su dirigencia- esta coalición opositora cayó ingenuamente en la trampa montada por el castrochavismo que hoy le genera la más grave crisis de su historia, al punto de que muchos la consideran su suicidio. A partir de esos dos postulados intentaré analizar su situación real, sus fortalezas y sus debilidades.

Sus debilidades incluyen la sordera que no le ha permitido escuchar el mandato popular de la inmensa mayoría –casi la totalidad de la población- que está dispuesta a restearse con ella, no por simpatía hacia la MUD, sino por el total repudio al chavismo. Una mayoría de 30 millones de venezolanos que le presta su apoyo con el único objeto de deponer a la dictadura, pero que está dispuesta a migrar hacia otro liderazgo que satisfaga mejor este objetivo. La MUD olvidó que la función primordial del líder político no es indicarle al pueblo lo que debe hacer, sino saber escuchar la voluntad de ese pueblo, interpretarla, obedecerla y trazar estrategias dirigidas a satisfacerla. Esa sordera causó, por ejemplo, que la MUD tomara de forma exclusiva el camino del referéndum revocatorio –el que más le convenía al chavismo por dominar todos los poderes, incluyendo el electoral, para bloquearlo- soslayando totalmente el de la ilegitimidad de Maduro -que podía asumir simultáneamente- por gozar de doble nacionalidad. (Por cierto, el argumento de que al decretar la AN su destitución por esta causa no habría manera de realizarlo por falta de poder coactivo también se aplicaría al revocatorio, pues una vez derrotado Maduro, también sería necesario ese poder para efectivamente removerlo de Miraflores).

La más grave debilidad de la MUD en este momento es la pérdida de confianza que sus errores (presumiendo siempre la buena fe de sus integrantes) han sembrado en la inmensa mayoría que la apoya. La MUD provocó esa desconfianza caminando dócilmente en la trampa preparada por el G2-chavismo por intermedio de Rodríguez Zapatero, aceptando dialogar en secreto para luego ser delatada por el régimen en el momento en que más daño se le causaría. Cabe destacar que el agente utilizado para concertar la intermediación de Rodríguez Zapatero fue Timoteo Zambrano de UNT, el mismo que se entrevistó con Leopoldo López y Antonio Ledezma  para ofrecerles libertad a cambio de entregar el revocatorio (a instancias del chavismo, siendo el único dirigente opositor al que se le ha permitido visitar a esos presos políticos) y que en días recientes se pronunció en contra de las exigencias de MERCOSUR –alianza que apoya a la causa de nuestra democracia-  que amenaza con expulsar a Venezuela si no cumple con sus compromisos, incluyendo los de las cláusulas democráticas y la realización del referéndum revocatorio en 2016.  El comportamiento de Timoteo lleva a inferir la posibilidad de que sea agente al servicio del chavismo. Sería interesante conocer por qué la MUD no se percató de las actividades de Zambrano.

En la crisis que atraviesa la MUD ha de confrontar a un régimen que por primera vez en la historia encuentra total oposición y rechazo tanto en el ámbito nacional como el internacional, apenas sujeto al hilo etéreo de los No Alineados. Un régimen que como consecuencia de la total certeza con respecto a la aplastante derrota que recibiría en el referéndum revocatorio y en las ya en mora elecciones para gobernadores, decidió quitarse el antifaz, desprenderse del disfraz de demócrata y declararse abiertamente dictadura fijando por medio de su CNE unas condiciones para la recolección de firmas y realización del referendo que se traducen en el bloqueo del mismo, al menos dentro de 2016. Esas condiciones constituyen, además de infranqueables obstáculos,  la negación de los objetivos de un referéndum revocatorio y una burla ultrajante a la voluntad popular, pues le aseguran al chavismo la permanencia en el poder aun si Maduro es revocado en 2017, ya que un Vicepresidente designado por el chavismo y el propio Maduro asumiría la Presidencia.

Una debilidad crucial de la MUD es que solamente aglutina a partidos políticos excluyendo a otros sectores organizados o no, como sindicatos, uniones de trabajadores y gremios y en general, fuerzas vivas de la sociedad ajenas al mundo político.

La existencia de la MUD está vinculada totalmente a la realización del revocatorio en 2016. En este sentido pareciera que la MUD se estaría suicidando por ignorar el clamor popular y jugarse todos los tickets de la lotería en ese referéndum y ni uno en la destitución por doble nacionalidad. Y también por sucumbir a la provocación chavista de dialogar manteniendo en secreto las negociaciones y negando su existencia a un público que las conocía por filtraciones a la prensa (seguramente originadas en el régimen), cosa que empeoró con explicaciones baladíes basadas en juegos de palabras.

Pero hay fortalezas. Hay argumentos de peso a favor de la MUD.

En primer lugar, la MUD todavía atrae el apoyo de una mayoría de gran magnitud. Las maniobras divisionistas por parte del castrochavismo con la colaboración de topos insertados dentro de ella no lograron totalmente su propósito. La MUD ya debe tener buena idea acerca de quiénes son esos agentes del chavismo infiltrados en sus filas.

Segundo, es falso que la MUD sea totalmente manejada por infiltrados de la dictadura. Hombres como Henry Ramos Allup, hoy proyectado como líder de gran arrastre gracias, no solamente a sus indudables dotes, sino al mismo chavismo que con sus agresiones lo han exaltado, tienen, además de indiscutible inteligencia, conocimiento, cultura, sagacidad y astucia, experiencia política de sobra para saber que estamos viviendo la más brillante oportunidad de sacar a la delincuencia chavista del poder y tomar el control del país para restaurar la democracia. Con todo lo que se le pueda censurar a Ramos Allup, no es la imbecilidad uno de sus defectos. De manera que sabiendo que tiene la sartén agarrada por el mango, bajo ningún respecto va a negociar una traición entreguista a cambio de una recompensa que, por grande que sea, jamás será comparable a la certeza de conducir el país con todos sus recursos. No se transará por una parcela cuando puede tener el todo. Esta misma consideración es aplicable a los líderes de los demás partidos, quizá con la excepción de UNT que pareciera tener su propia agenda. Este argumento debería satisfacer a los escépticos que excluyen toda posibilidad de que los políticos actúen de buena fe.

En vista de que a causa de sus errores la MUD ha perdido parte pero no todo su poder de convocatoria, existimos venezolanos que pensamos que la mejor opción en el corto plazo es unir esfuerzos alrededor de la MUD. Pero de una MUD saneada que atraiga a su seno a todos los sectores de la vida nacional, trabajadores, gremiales, vecinales, aun los no organizados, para fortalecer su postura y adoptar la defensa del país vigorosamente en contra de la agresión nacional y extranjera personificada en el chavismo. Y de una MUD que escuche y obedezca al pueblo y que le hable claro y sin ocultamientos.

El venezolano debe cobrar consciencia plena de que no enfrenta a un partido político con un mero proyecto marxista leninista. Enfrenta a toda una conspiración expansionista del comunismo mundial con Cuba a la cabeza como metrópolis, usando agentes locales representados en el chavismo, con sus cúpulas militares y civiles muy corruptas, por lo demás. Más que de una dictadura, que lo es, es un secuestro de un país entero con el objeto de saquearlo en beneficio del grupúsculo de delincuentes en el poder, de Cuba y de la internacional comunista. Es decir, los venezolanos enfrentamos un poder inmenso, no solamente a las armas de militares, milicianos y grupos paraestatales chavistas –únicos sustentos de la revolución que perdió total y absolutamente su base popular- sino a potencias extranjeras y a toda la izquierda del planeta en su desquiciado proyecto de dominación mundial.



Ante esta terrible y formidable amenaza, los venezolanos tenemos la obligación de amalgamarnos y cohesionarnos alrededor de la única entidad opositora todavía vigente mientras esta no sea sustituida por mejores alternativas, bajo las condiciones ya mencionadas de depuración y de apertura. Y la MUD tiene la obligación de asumir ese liderazgo diáfana y enérgicamente para conducir la movilización nacional masiva, contundente, indoblegable e infatigable que las mayorías prestas a la lucha reclaman. Tanto para la MUD como para el pueblo es o hacerlo decididamente o morir.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

viernes, 23 de septiembre de 2016

Hibris




Hibris, del Griego Antiguo Hybris, es una palabra con la que los griegos se referían a esos tipos de conductas desmesuradas que violentaban las leyes de los dioses. A esos procederes propios de personalidades egoístas que desprecian totalmente los sentimientos y derechos ajenos. A esas conductas que deshumanizan al prójimo y que lo dañan en aras de los intereses particulares del agente. La Hibris está presente en actos tan dañinos que ningún dios dejará de castigarlos.

Aunque la Hibris no corresponde con el concepto de pecado, sin duda tiene similitudes con este con respecto al castigo divino, y en ese sentido, se relaciona con los Pecados Capitales desde una óptica cristiana.

Puede decirse que la Hibris es una de las características propias de las mentes psicopáticas y delincuentes. El psicópata deshumaniza totalmente a sus víctimas e inmerso en satisfacer sus propios intereses las daña sin culpas ni remordimientos, sin contemplaciones legales ni morales, aun sin admitir conscientemente ese daño.

Cuando escuché el infame chiste de Nicolás Maduro: “La dieta de Maduro te pone duro sin necesidad de Viagra”, no pude evitar pensar en la Hibris de ese bosquejo de hombre. De la misma manera que se me hizo patente la Hibris del Comandante Galáctico cuando sentenció durante la tragedia de Amuay “el show debe continuar” o cuando le cantó a la madre del joven fallecido en la misma tragedia que lo recibía transida de dolor e invadida por el llanto “Ay, ay, ay , ay, canta y no llores”; hoy me espantó la Hibris de Jaqueline Farías cuando celebraba ante las cámaras de VTV (PSUVTV) que los venezolanos ya no pudiéramos comer azúcar.

Si se tratara nada más de azúcar quizá el desalmado y ultrajante chiste sería tolerable. Pero es que la ausencia del azúcar en la dieta venezolana es apenas emblemática de la escasez de muchos productos necesarios en la dieta básica y de los altos precios que hacen incomprables otros que son indispensables para satisfacer un mínimo de los requerimientos nutricionales de la población. Y también lo es de la escasez de medicinas –si no hay ni azúcar, ¿cómo puede haber medicinas?- y otros recursos médicos que está contribuyendo con el genocidio chavista que avanza a pasos de vencedores.

Somos testigos y víctimas de algo inédito que jamás soñamos ver durante la era democrática. Compatriotas macilentos –escuálidos- escarbando en la basura buscando sobras para mitigar el hambre, niños muriendo de inanición, bebés falleciendo por cifras astronómicas como consecuencia de la falta de comida y medicamentos en los hospitales públicos, pérdida de peso general en la población. Nada más que en el hospital Universitario de Barcelona murieron 46 neonatos el mes pasado, cifra muchas veces superior a las de años anteriores. Esta mortandad se repite en todos los hospitales a lo largo y ancho del país. Según el doctor Rafael Muci Mendoza (citando cifras emanadas del propio Ministerio de Salud), la cifra de mortalidad neonatal se ha multiplicado por 100 en un año.

Burlarse de la tragedia humana que sufre el venezolano gracias a las políticas socialistas malintencionadas y a la corrupción chavista, pone de manifiesto la Hibris que domina al chavismo. Es un exceso, una desmesura que ningún dios perdonará. Además, de que es delito de lesa humanidad que será juzgado por tribunales del hombre, es también un pecado capital que ni Dios ni Alá ni Yahvé perdonarán.


Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

jueves, 22 de septiembre de 2016

Ultraje


 
Sucedió lo previsible. Las rectoras del CNE, leales a la dictadura por su calidad de militantes del PSUV disfrazadas de independientes, anunciaron la recolección del 20% de firmas necesarias para la activación del referéndum revocatorio en contra del dictadorzuelo guapetón Nicolás Maduro. Y lo hicieron atendiendo exclusivamente a los intereses del chavismo, con total desprecio por los deseos del pueblo de Venezuela.

Hay lugar para un “¡se los dije!” pues en mis escritos había denunciado hasta el hartazgo el desacierto de asumir de forma exclusiva el camino del referéndum revocatorio soslayando totalmente el asunto de la doble nacionalidad contemplado en el llamado Decreto Gramcko. La vía del revocatorio era la más conveniente a la dictadura, puesto que es dueña  y señora del árbitro electoral.

Es premisa básica y principio jurídico universal, además, consagrado en la Constitución, que la función del árbitro electoral es facilitar el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos. Jamás entorpecerlo o dificultarlo. Parte de esa obligación de la autoridad electoral es garantizar que el pueblo pueda expresar su voluntad de manera oportuna. La violación de los derechos políticos constituyen una forma de fraude y en consecuencia, es violación de Derechos Humanos.

Entre las condiciones que el CNE pretende imponerles a los venezolanos está la postergación del referéndum para después del 8 de enero de 2017, fijando las fechas para la recolección de las firmas para finales de octubre. De esta manera satisface las intenciones del chavismo, que lograría aferrarse al poder aunque Nicolás Maduro fuera revocado. Pues como dijo el propio Diosdado Cabello burlándose de la voluntad de 30 millones de ciudadanos, casi la población entera, que repudian a la cúpula chavista que detenta el poder y desea sacarla junto con Maduro lo más pronto posible y a como dé lugar, “el referéndum se hará en 2017, nombraremos un Vicepresidente que asumirá la Presidencia al salir Maduro, y después, volveremos a meter a Maduro nombrándolo Vicepresidente”. Apartando la impudicia al confesar sus desviados propósitos antidemocráticos anunciando una estratagema para burlar la monolítica voluntad popular, es imposible expresar mayor desprecio hacia el pueblo. Es imposible ultrajarlo más.

Otras decisiones del CNE para limitar el ejercicio de los derechos electorales de la población que exige referéndum revocatorio en 2016 son: limitar el horario para firmar y reducirlo a sólo 3 jornadas, limitar el número de máquinas de las 20.000 requeridas a menos de 5.000, y exigir que el 20% necesario se compute por cada estado y no en base a una totalización nacional, contrariando tanto la Constitución como la costumbre y los precedentes, pues todas las elecciones presidenciales han considerado el total nacional y no regional, incluyendo la del propio Maduro. Más aún, los referendos contra Hugo el galáctico jamás consideraron los totales divididos por estado. Es obvio y patente que las caprichosas medidas del CNE tienen como único objetivo obstaculizar el ejercicio de los derechos políticos del pueblo de forma masiva.

Es importante anotar que es más preciso decir que el CNE sirve exclusivamente a los intereses de la jerarquía del PSUV y a la cúpula militar más corrupta, no a la totalidad del partido ni del estamento militar, pues son muchos los que no han cometido delitos de la magnitud de los de la dirigencia y no necesitan librarse de la justicia nacional e internacional, y que más importante aún, tienen mucho que ganar entregando a los capos y sus testaferros, o mucho que perder si no negocian y enfrentan a una población de 30 millones dominada por el hambre y la ira. Es decir, es poco probable que una mayoría quiera verse implicada en delitos más graves por salvarles el pellejo a unos pocos criminales de lesa humanidad, cuando pueden negociar hasta con ventajas económicas, la entrega de esas cúpulas delincuentes a cambio de inmunidad y participación en la conducción del país en una nueva etapa.

Ante esta agresión de la dictadura, la dirigencia de la MUD deberá decidir su muerte o supervivencia política, si enfrenta con contundencia o si acepta las inaceptables condiciones del CNE chavista. O rechaza esas reglas y llama a la protesta, denuncia en los foros internacionales, incluyendo la CPI por violación de DDHH,  moviliza a ese enorme capital que son los 30 millones de venezolanos hambreados y ultrajados que unánimemente aborrecen la dictadura castrochavista y desean su inmediata salida, o está liquidada.

Es dudoso que los sectores más importantes de la MUD desperdicien esta oportunidad dorada que le brinda la historia con un pueblo que en su totalidad la apoya para que deponer al chavismo y asuma la conducción del país. Es posible que UNT y los Timoteos sucumban lambuciamente ante mendrugos de recompensa. Pero sería insensato, extremadamente imbécil, trocar la posibilidad muy real de tener la torta entera aceptando sólo una rebanada por la traición. O sea, haciendo a un lado el talante democrático de la gente de la MUD, analizando el problema desde el punto de vista de la conveniencia y los intereses, sería una locura aceptar las condiciones de la dictadura-CNE.

Algo muy importante a considerar es que con este ultraje inconstitucional, todo ciudadano, incluyendo a los militares que también son dolientes, está en su derecho y obligación de invocar el artículo 350 de la Carta Magna, de desconocer al régimen y de hacer todo lo posible para deponerlo y restaurar el orden constitucional, el estado de derecho y la democracia.

Pero es posible que este sea justamente el objetivo del chavismo, crear el caos que justificaría el uso de la fuerza e intentar imponerse por la vía de las armas. Como delincuentes violentos que son los chavistas, ven como una posibilidad real de salvación la conflagración, la destrucción y la muerte. Pero la historia enseña que este tipo de salidas podrían funcionar sólo en el cortísimo plazo, porque más temprano que tarde encontrarán el mismo final que todos los que han intentado el mismo crimen anteriormente.

Ningún gobernante puede oprimir, burlar y ultrajar indefinidamente a un pueblo sin esperar  terribles y trágicas consecuencias y un más terrible y trágico final.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe