jueves, 18 de febrero de 2016

En Venezuela manda el pueblo





En Venezuela manda el pueblo, versan las vallas propagandísticas del régimen chavista. Nicolás Maduro, el tío de Franqui Francisco y Efraín, es el “Presidente Pueblo”. En Venezuela manda el pueblo, ese pueblo que hace interminables colas para comer y que se cae a coñazos por un pollo o un paquete de harina PAN bajo la mirada vigilante de un militar encargado de la repartición de la escasa comida. En Venezuela manda el pueblo, ese pueblo que muere de mengua en hospitales sin medicinas porque los dólares para comprarlas se esfumaron y reaparecieron en Andorra, en cuentas de revolucionarios patriotas como por obra de Lance Burton. En Venezuela manda el pueblo, ese pueblo al que sus humildes, desinteresados y devotos servidores humanistas del gobierno revolucionario le racionan desde agua y electricidad hasta toallas sanitarias y antibióticos, y cuyas mujeres deben menstruar de acuerdo a su número de cédula. En Venezuela manda el pueblo, ese que no encuentra ni leche ni pañales para sus hijos pues las divisas para adquirirlos se las repartieron en contratos chimbos con el Estado, y los funcionarios socialistas con sus socios boliburgueses se las llevaron para Suiza. En Venezuela manda el pueblo, ese pueblo, en fin, que es asesinado a mansalva por un hampa patrocinada para la lucha social y la defensa de la revolución; de la revolución del pueblo. Porque en Venezuela manda el pueblo.

Y como en Venezuela manda el pueblo, el pueblo es Venezuela, pues, los militares que no mandan en Venezuela sino que solamente le sirven a su amado pueblo que es el que en verdad manda, decidieron hacer algo para proteger los intereses del pueblo (no los suyos propios): fundaron CAMINPEG. CAMINPEG es una suerte de sustituto  “todo verde” de la fallida PDVSA. Una nueva PDVSA estatal total y exclusivamente militar constituida por decisión del Ejecutivo usando al TSJ para la publicación en Gaceta, saltándose desde la Constitución Nacional y las leyes hasta a la Asamblea Nacional. Todo, de espaldas al pueblo, con nocturnidad y de manera encubierta. Nadie se enteró de la constitución de CAMINPEG. Quizás no se le informó al pueblo para protegerlo, por su propio bien.

Según fue publicado en la página chavista APORREA,  CAMINPEG tendrá una junta directiva compuesta por 5 militares que solamente le rendirán cuentas al Ministro de la Defensa, general Padrino López. CAMINPEG no reportará ni será supervisada por ningún otro poder en Venezuela que no sea el Ministerio de la Defensa. Ni Asamblea Nacional, ni Ministerio de Energía, nadie, conocerá de las actividades de CAMINPEG, salvo los militares.

Esta nueva petrolera tendrá exactamente las mismas funciones que la discapacitada PDVSA actual: exploración, producción, refinación, comercialización y ventas de hidrocarburos nacional e internacionalmente. Además, controlará todo lo relativo a la actividad gasífera, la minería, oro, diamantes, etc.. Todos los recursos energéticos y mineros del subsuelo venezolano pasarán a CAMINPEG, es decir, a los militares.

Cuando PDVSA se encuentra aquejada por una deuda total del orden de los $ 90.000 millones, desacreditada por actividades de narcolavado de capitales y otros fraudes financieros, sin mantenimiento, con su producción lisiada, en la debacle total a la que Hugo Chávez y su chavismo llevaron a la que alguna vez fue la quinta compañía del mundo, nace CAMINPEG, un Estado dentro del Estado dominado por los verdaderos dueños del país: los devotos y desinteresados servidores socialistas humanistas del pueblo, los soldados de Bolívar.

¿Vieron? En Venezuela manda el pueblo… Bueno, en Venezuela manda el pueblo, pero los dueños de Venezuela son los militares.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario