martes, 8 de diciembre de 2015

¿Nueva traición?





En la tarde del 8 de diciembre corrió el rumor en las redes sociales de que el chavismo, en la persona de José Vicente Rangel, está negociando con la MUD la reducción del número de diputados opositores en una suerte de pacto de cohabitación, traicionando así la voluntad popular.

La experiencia en al menos dos procesos electorales anteriores sugiere que la MUD ha traicionado antes la voluntad popular. En las dos últimas elecciones presidenciales ha ofrecido presentar la totalidad de las Actas de Verificación Ciudadana en demostración de la pulcritud de los escrutinios. Todavía las estamos esperando. Ante los indicios vehementes de fraude en procesos anteriores, se ha limitado a callar y ordenar bailar salsa. Cuando menos, ha sido negligente en la defensa del voto.

Si en algo están de acuerdo analistas, opositores y gobierno es en que la votación masiva del  6 de diciembre no fue a favor de la MUD sino en contra del chavismo. Muchos votamos a regañadientes  por candidatos de la MUD tapándonos la nariz con un pañuelo, suspicaces de la fiabilidad de la MUD, pues eran la única opción contra el chavismo. Esto significa que la MUD no nos representa y carece de legitimidad en ese sentido. Repito, el pueblo votó contra el chavismo no por la MUD.

Ante la duda generada por los rumores, los venezolanos tenemos el derecho a exigir que la MUD presente copias del 100% de las Actas de Verificación Ciudadana como prueba de la defensa del voto popular.

Además, tenemos derecho a declarar que la MUD carece de representatividad y no está autorizada a negociar nuestro voto. Cualquier pacto en ese sentido sería una traición a la voluntad del pueblo.

Si la MUD está siendo extorsionada, presionada o amenazada por el régimen con el objeto de reducir el número de candidatos opositores debe participarlo a la población y llamar a la protesta no violenta en todo el territorio nacional.

A pesar de los errores, omisiones y faltas de la MUD en elecciones pasadas, le damos el beneficio de la duda y depositamos en ella la responsabilidad histórica en estos cruciales momentos de salvar a las generaciones futuras de venezolanos, a nuestros hijos. Tan grave responsabilidad requiere que permanezcamos en estado de alerta prestos a exigir nuestros derechos dentro de la Constitución y las leyes.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe


No hay comentarios:

Publicar un comentario