domingo, 29 de noviembre de 2015

¿Agente encubierto?




De las tantas declaraciones inexplicables de Henri Falcón, dos merecen análisis, en especial, la última acerca el pronunciamiento de Luis Almagro, Secretario General de la OEA, con relación al asesinato del dirigente de Acción democrática, Luis Manuel Díaz.

Cuando el gobierno de EEUU emitió el famoso Decreto Obama, el cual de forma individualizada y personalísima sancionó a 7 funcionarios chavistas acusados de violación de Derechos Humanos, a quienes se les congelaron sus cuentas bancarias en ese país y se les revocaron las visas, el señor opositor Henri Falcón saltó con exactamente las mismas palabras que el régimen en esa oportunidad: “es una agresión contra Venezuela y el pueblo venezolano”, y pidió fuera derogado. ¡¿”Una agresión contra Venezuela y el pueblo venezolano”?! ¡¿Siete esbirros violadores de los Derechos Humanos del pueblo venezolano son el pueblo venezolano?! Aun si los siete sancionados fueran pilares de la comunidad, el argumento de Falcón sería falso pues las sanciones no fueron contra Venezuela, sino única y exclusivamente contra siete personas plenamente identificadas, 29.999.993 venezolanos quedaron excluidos de ese decreto.

En reacción al asesinato de Luis Manuel Díaz, Luis Almagro declaró que era “una herida a la democracia”, sin señalar perpetrador ni remotamente acusar a partido alguno. Apenas hizo una emisión de principios: el asesinato es lesivo a la democracia, venga de donde venga. Además, exhortó al gobierno a esmerarse en la protección de la vida de los ciudadanos y actores del proceso electoral que se avecina, a garantizar la vida humana en esta campaña.

Almagro no pidió nada extraordinario. Garantizar la vida de los ciudadanos es función básica primaria de todo Estado. Y creo que todos estamos de acuerdo en que las plomazones y asesinatos no son muy saludables que digamos ni para la democracia ni para los ciudadanos, los cometa quien los cometa.

Por si fuera poco, Henri tiene las pelotas de afirmar que la OEA debe esperar el resultado de una investigación (y a que haya más muertos, claro). ¡Esperar a que Luisa Ortega nos diga el año que viene qué fue lo que pasó! ¡¿Tiene sentido que para pedir cese a la violencia, para exhortar a proteger a los venezolanos hasta y el 6 de diciembre haya que esperar hasta el año que viene a que esté concluida una investigación?! ¡Las elecciones son en una semana! Perdone, señor Falcón, pero su argumento no aguanta un round de análisis.

Hay dos posibles explicaciones para la conducta del gobernador Falcón (si hay una tercera, agradecería que alguien la expusiera): o tiene alguna clase de pacto con el chavismo o incluso es su agente, como señalan algunos malintencionados, o tiene un grave retardo mental. Le doy el beneficio de la duda.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe



No hay comentarios:

Publicar un comentario