viernes, 16 de octubre de 2015

Populismo, chavismo y suicidio





Parece ser que Marcos Rubio, Roger Noriega, Ileana Ros Lehtinen y Álvaro Uribe están asesorando al régimen chavista. Ayer nuestro amado cucuteño usurpador de Miraflores decretó un aumento salarial de 30%, bajo la bandera de la protección del pueblo. Es decir, en un ejercicio puramente populista que no solamente no tiene justificación desde el punto de vista de las Ciencias Económicas, sino que se hace en violación de sus principios más elementales, la medida es exactamente la que no se debe tomar en este momento si se busca proteger al pueblo saneando la economía y compensando por la brutal y empobrecedora inflación. Una decisión de esta naturaleza solamente la pueden haber aconsejado los más acérrimos enemigos de la dictadura socialista venezolana.

Solamente el populismo más salvaje y totalmente iletrado puede justificar un aumento salarial en un ambiente agudamente inflacionario, con grave escasez y desabastecimiento, inventarios cercanos a cero y estancamiento económico. Por una parte, el aumento, en una economía sin otras plagas, por sí solo causaría más inflación, reduciendo el valor de la moneda.

Pero deben sumarse otros efectos dañinos a la moneda e inflacionarios aparte del de las constantes devaluacionesn y el de los que cualquier aumento general de salarios causa en detrimento del que se pretende beneficiar, el trabajador. El aumento incrementará el salario “disponible” (haciendo abstracción de la terrible inflación y la escasez en realidad lo lesionan) y el poder adquisitivo. ¿Pero de qué sirve más poder adquisitivo si no hay nada que adquirir? Una bolsa de diamantes en el desierto tiene un valor exactamente igual a 0, sencillamente porque no hay bienes que adquirir y no hay ni agua para comprar (que valdría más que los diamantes). Sólo arena. De la misma manera, el Bolívar “Fuerte” (qué irrespeto al Libertador esta ironía) tendrá valor 0 si no existen bienes para adquirir con el incremento de salario.

O sea, en estado de estanflación con escasez al efecto deteriorante de la moneda del aumento del dinero inorgánico circulante (este aumento se "financiará" con la imprenta del BCV) y la velocidad del dinero, se le debe sumar que el incremento de salario también reducirá el valor de la moneda debido a la escasez, pues nada se puede comprar con él. Y los bienes que sí se puedan comprar serán inalcanzables con ese precario incremento que será arropado con creces por la inflación que provocará.

Cuando los bienes de primera necesidad, en especial, la comida, han aumentado en algunos rubros 400%, 500% y 1.000% su precio en los últimos meses, el gobierno aumenta 30% el salario. A todas luces, una medida insuficiente que el trabajador sentirá como una burla al escucharlo. Y que comprobará que es el vil engaño populista de un régimen desesperado por recuperar el  favor del pueblo cuando vaya al mercado.

El efecto neto de la medida se puede resumir en dos palabras: más miseria. El efecto psicológico y social será predecible pero imponderable en sus consecuencias y alcances. Las colas empeorarán, así como la violencia que se desatará por la demanda insatisfecha de bienes de primera necesidad. Podremos ver un agravamiento de las escenas ya frecuentes de gente matándose  por comida. Y mayor inseguridad.

El aumento salarial es explosivo, empobrecedor y suicida. Desde hace 3 lustros sostengo que el chavismo es autodestructivo, como la vida y destino de su líder galáctico lo demostró. Es un tema recurrente en mis escritos. Este aumento es una de las pruebas más vehementes de que lo es. Y por supuesto, no es descartable que con medidas como esta y ante las venideras elecciones del 6D, el chavismo, que enfrenta una derrota de la que solo puede salvarlo el más formidable de lo fraudes (para cuya ejecución no le temblará el pulso), esté intentando provocar violencia y conmoción civil en tal magnitud que equivalga a una propuesta de suicidio colectivo al estilo de otra secta fanática destructiva, la del reverendo Jim Jones en Guyana. Es decir, “nos jodimos pero nos los llevaremos a todos en los cachos”.
“Si perdemos la AN no habrá más paz en Venezuela”
Diosdado Cabello Rondón
“Si la oposición gana el 6 de diciembre la revolución tomará otro carácter”
Nicolás Maduro Moros

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe


No hay comentarios:

Publicar un comentario