viernes, 10 de julio de 2015

La Cruz y el Martillo y la Hoz





Siempre se puede confiar en la torpeza, ignorancia y brutalidad del chavista. Hugo Chávez y ahora, Nicolás Maduro son excelentes ejemplos de este aserto. Y no quepa duda, Evo Morales es chavista, de los más rancios. Como tal se comportó al ofrecerle al Papa Francisco en su visita a Bolivia un Cristo crucificado en el Martillo y la Hoz que simbolizan el comunismo, presentes en la bandera de la extinta Unión Soviética.

Es obvio y no requiere mayor examen que el nefasto presente constituye una grave ofensa al Papa, a la Iglesia Católica y a todo el cristianismo. Tampoco es necesario comentar que insultar al Vaticano no es particularmente inteligente, como lo pueden testimoniar los líderes comunistas de la desaparecida URSS, que sufrieron la derrota propinada por Juan Pablo II aliado con Ronald Reagan y Lech Walesa, misma que llevó al derrumbamiento de ese imperio. Sencillamente, pelearse con el Papa, uno de los grandes poderes de la civilización, no es de gente inteligente.

Por supuesto, los anteriores comentarios son hechos desde una óptica que le concede vestigios de inteligencia al señor Morales, ya que existe la posibilidad de que este en realidad pensara que le estaba haciendo un gran halago a Francisco con tan extravagante regalo. Recordemos que su ídolo, Hugo Chávez, afirmaba que Jesús era socialista, marxista, pues. Algo así como el primer Lenin de la historia. Y ese parece ser el mensaje manifiesto del regalo del Presidente de Bolivia.

Pero hay algo mucho peor en el desafuero del bárbaro Evo contra el Sumo Pontífice, que va más allá del insulto a no menos de 1.200 millones de cristianos. Y es el verdadero y grave mensaje a la humanidad contenido en el esperpento dado como presente.

La cruz es símbolo de muerte y tortura. Fue instrumento de muerte y tortura, no solamente para el Redentor, sino para quién sabe si cientos de miles de condenados por los romanos como criminales contra su imperio. Jesucristo fue asesinado en la Cruz tras una prolongada agonía. Nuestro hermano, el hijo de Dios, murió en ella para redimir los pecados de los hombres.

De manera que equiparar el Martillo y la Hoz, al comunismo, con la Cruz en la que murió Jesús, equivale a manifestar que el comunismo es un instrumento de asesinato, muerte y tortura, como en efecto ha quedado demostrado a lo largo de su corta historia, en la que se ha acreditado a no menos de 100 millones de inocentes muertos.

En consecuencia, los pueblos del mundo deben mostrarle su agradecimiento a Evo Morales, pues su regalo al Papa Francisco es nada menos que la confesión del carácter inhumano, depravado, perverso y genocida del comunismo. En pocas palabras, Evo le dijo al Papa y al mundo “he aquí el Martillo y la Hoz que mataron al Hijo del Hombre, el Martillo y la Hoz que solamente significan muerte y tortura para el ser humano, el Martillo y la Hoz en los que tantos han muerto y seguirán muriendo si no somos detenidos”.

La sonrisa en el rostro de Evo cuando le entregaba la espantosa imagen a Jorge Mario Bergoglio no era la de un hombre confesando tan aviesa naturaleza. Parecía, más bien, la de un tonto que incurre cándidamente en un acto fallido bajo la creencia consciente de que está complaciendo a su homenajeado, sin percatarse de que tal acto muestra su criminal y putrefacta esencia.

Gracias, Evo, no pudimos expresarlo mejor. Tu regalo hace superflua cualquier argumentación en contra del comunismo. Lo dijiste todo.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBE 

No hay comentarios:

Publicar un comentario