domingo, 7 de junio de 2015

Felicitaciones y gracias, Felipe




Cuando un líder político socialista democrático con el prestigio internacional de Felipe González es agredido por un gobierno cuestionado por corrupto, inepto y antidemocrático por toda la opinión pública mundial, tal agresión equivale a la confesión de que en efecto su naturaleza es dictatorial, delictiva, totalitarista e incompetente. Esto no requiere mayor análisis.

Además, para Felipe González se traduce en una distinción, un reconocimiento a sus principios democráticos, políticos, humanos, éticos y profesionales. Felipe ha sido condecorado una y otra vez por la dictadura chavomadurista que le ha otorgado un sello de garantía en cuanto a su solidez moral e intelectual. Mejor reconocimiento, imposible.

En un movimiento casi inadvertido que es más un ataque a la dictadura venezolana que el honor que ciertamente le hace, Juan Manuel Santos le adjudicó la ciudadanía colombiana al mismo Felipe González declarado persona non grata por la AN manejada por el chavismo. El mensaje antagonista al régimen de Nicolás y Diosdado es diáfano e inequívoco: Colombia refrenda las actuaciones del ex presidente español en defensa de la democracia y de los presos políticos venezolanos.

Para este nuevo arribo al país hoy domingo 7 de junio, el PSUV convocó a manifestaciones de rechazo en todo el país y en el Aeropuerto de Maiquetía. A juzgar por las pocas imágenes disponibles, las dos o tres decenas de boliburgueses que acudieron revelan la carencia absoluta de pueblo de que adolece la dictadura. Lo único que podemos lamentar es la inseguridad personal que debe sentir el dignatario español al estar rodeado de la jauría de sapos delincuentes del SEBIN a cargo de seguirle los pasos.

Hasta el Tribunal Supremo de Justicia, atendiendo a sus capos de Miraflores, Fuerte Tiuna y la AN, se pronunció prohibiendo un derecho constitucional de nuestros presos políticos, cual es que Felipe González forme parte de su defensa. En el fondo, también es un reconocimiento al abogado español y ex presidente, pues proviene de magistrados con el nada envidiable honor de ser nombrados por el dedo de Diosdado Cabello -cuyo prestigio fluye en las cloacas de la humanidad, si son ciertas las informaciones de la presna mundial- en violación de la Constitución, o sea, que son autoridades ilegítimas producto de uno más de los innumerables golpes de Estado ejecutados por el chavismo con el concurso de la "oposición seria" (dócil o colaboracionista).

Es decepcionante que la oposición organizada no hubiera convocado a marchas de bienvenida en todo el territorio que le hubieran expresado el agradecimiento de los venezolanos oprimidos y asqueados, al tiempo que le manifestaban al régimen y al mundo con quién está el pueblo y quiénes representan la patria de Bolívar.

La causa libertaria no pudo recibir mayor apoyo de ente alguno nacional ni internacionalmente, que el rechazo de la dictadura chavista ante la solidaria visita de este hombre que se la está jugando por el pueblo venezolano. Aunque es verdad que el presente es movido por el agradecimiento a Felipe, no es menos cierto que los demócratas de Venezuela debemos agradecer al régimen por tanta torpeza, tanta brutalidad, tanta impudicia. Gracias, Nicolás, Jorge, Diosdado.

Y sí, gracias Felipe, la solidaridad, el apoyo y el amor que sentimos los venezolanos de tu parte y de los cuales somos recíprocos; mismos que no hemos logrado de los líderes de países hermanos del continente, cosa que los debería avergonzar, merece nuestro agradecimiento incondicional y eviterno. Tenemos la seguridad de que un día gozaremos del mismo honor de los hermanos colombianos compartiendo nuestra nacionalidad con un grande hombre como tú.

Leonardo Silva Beauregard
@LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario