jueves, 5 de febrero de 2015

Por las buenas o por las malas




Mientras el Presidente del Poder Legislativo, Diosdado Cabello dirigía actos administrativos usurpando funciones del Poder Ejecutivo, Nicolás Maduro amenazaba impúdicamente al pueblo: “ganaremos las parlamentarias por las buenas o por las malas”. Dos pruebas inequívocas y vehementes de que el poder dictatorial totalitarista fascista está desbocado. Existe una indiferenciación absoluta de los órganos del Poder Público que lejos de reflejar la división de poderes indispensable para que exista el Estado de Derecho, denota que las cuatro ramas de los poderes del Estado constituyen una unidad monolítica. El Estado tiene una sola cabeza y por lo tanto, en Venezuela hay dictadura.



En realidad la situación es mucho peor. No se trata solamente del colapso del Estado de Derecho –lo cual sucedió por lo menos desde 2001 cuando el Poder Judicial dio señas de ser obediente al Ejecutivo con sentencias descabelladas que aplastaron a la oposición- sino del colapso del Estado: ya las que alguna vez fueron instituciones dejaron de serlo, el Estado no ejerce sus funciones de normar y regular las actividades sociales, de proveer la infraestructura necesaria para el funcionamiento de la sociedad y garantizar la paz y derechos fundamentales como a la vida, la salud y la educación, entre otros. El derrumbamiento del Estado es tan grave que un ministerio como el de Defensa pretende derogar la Constitución, los tratados y el Derecho Internacional Penal con una simple resolución que permite a los efectivos militares disparar con arma de fuego contra manifestaciones de protesta, es decir, que establece la pena de muerte sumaria en contravención flagrante del mandato constitucional.



La amenaza de Nicolás de ganar “por las buenas o por las malas”, es la confesión de que tiene total control, al menos, sobre el Poder Electoral, si es que “por las malas” sólo significa “con fraude”. Pero la anterior parece ser una interpretación generosa, ya que con la Resolución 8610 el Ministerio para la Defensa parece estar advirtiendo que garantizará la victoria “por las malas”.



Aun cuando las razones que sustentan la amenaza son obvias ya que con ella el Poder Ejecutivo se jacta de que el Electoral no es más que una oficina controlada por este, cuya única función es montar elecciones para simular democracia y hacer fraude para perpetuar la dictadura, y en consecuencia sería inoficiosa, la oposición debe exigir enérgicamente una explicación al régimen acerca del significado de las palabras de Nicolás. También debe conminar al CNE para que se pronuncie y fije su posición ante semejante desafuero; es su deber legal.



Lo primero que habría que preguntarse es qué sentido tiene hacer elecciones si ya el dictador ha garantizado que a todo evento su partido las ganará, incluso usando violencia para lograrlo. También cuál es el significado exacto de “por las malas”. ¿Acaso nos están diciendo que debemos aceptar el fraude que con toda probabilidad perpetrarán so pena de ser exterminados a punta de fusil si protestamos?



En una sociedad sumida en total anomia, en la que el pueblo ha sido degradado hasta el punto de que ya ni siquiera es masa, sino reses (cosas) que son marcadas con números escritos en la piel en interminables colas para poder comprar la escasa comida; en la que las calles están bajo el imperio del hampa patrocinada por el propio “Estado”, y un policía mata a otro para robarlo; en la que un organismo de seguridad se bate a tiros con un grupo armado irregular creado y mantenido por el propio gobierno; en el que el Poder Público es una guarida de malhechores y narcotraficantes; en la que los enfermos mueren por falta de medicinas; en la que los recién nacidos son puestos en cajas de cartón ataviados con bolsas de basura a modo de pañales; en fin, en una sociedad en la que no se consigue ni papel tualé para satisfacer la higiene más básica; cualquier cosa puede pasar.



De manera que la abyecta amenaza del ilegítimo Nicolás debe ser tomada muy en serio por las fuerzas de la resistencia, especialmente en un año en el que se prevé una conmoción social de magnitud inédita en el país, en la cual el régimen ha advertido mediante señales claras que utilizará violencia letal, la cual sin duda será acompañada de una terrible represión con el objeto de arrasar con la oposición, en una apuesta desesperada para permanecer en el poder y terminar de instaurar el comunismo. 

Esto es, si es que este plan no es abortado por una FAN que en vez de defender a una élite gobernante abominablemente corrupta, asuma la protección de ese pueblo al cual se le debe de acuerdo con la Constitución y las leyes, evitando así muerte y destrucción en gran escala.



Leonardo Silva Beauregard

@LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario