sábado, 31 de enero de 2015

¡Tiren a matar!




El 30/1/15 el país fue sorprendido por la infame resolución firmada por el funesto y fanático general Vladimir Padrino López, la cual, en términos muy ambiguos autoriza a los efectivos de la FAN a disparar con armas de fuego a quienes ejercen su derecho constitucional de protesta. Es decir, que deroga la Constitución y el Derecho Internacional en materia de Derechos Humanos. En pocas palabras, ¡instauró la pena de muerte sumaria en Venezuela!


Curiosamente esta medida del régimen coincide con las acusaciones por narcotráfico contra Diosdado Cabello, a quien se reputa como jefe del sector militar que realmente manda en el país. Es posible que la publicación de la resolución haya sido adelantada en vista de estas acusaciones.


Lo que es definitivamente cierto es que la resolución sale en Gaceta cuando el régimen enfrenta los peores momentos en 16 años en cuanto a rechazo popular y desprestigio internacional por la grave situación económica, los viajes de “tírame algo” de Nicolás y las violaciones de libertades civiles y Derechos Humanos. También tiene lugar justamente después de la exitosa visita de los expresidentes Piñera, Pastrana y Calderón, quienes lograron exponer el talante dictatorial, represor, totalitarista y delincuencial del gobierno chavista. Fue tanto el éxito de la visita que hizo cometer el -muy beneficioso para la causa libertaria- desliz del incompetente y aprovechador Jorge Arreaza, quien declaró: “montaron un espectáculo mediático tratando de visitar a unos presos políticos” (¿“mediático” cuando el régimen hegemoniza todos los medios?). Bué, un autogol grave de un funcionario de un gobierno que siempre ha negado tener presos políticos. La confesión oficial del régimen reconociendo que viola Derechos Humanos. Video para La Haya.


Aunque la imbecilidad e ignorancia de la jerarquía chavista es proverbial, en aras del análisis supongamos que lo redactaron a conciencia. Puede tener dos interpretaciones: o fue escrito para amedrentar con el ánimo de disuadir cualquier protesta de la oposición en este desesperado momento para el régimen, situación que inevitablemente empeorará; o fue hecho a efectos de preparar el terreno para sofocar las manifestaciones y conmoción civil que inexorablemente ocurrirán con el colapso absoluto, cuando la economía impacte el fondo del abismo; una explosión que con alta probabilidad derrocaría a esta dictadura sangrienta. En soporte de la primera interpretación, cabe decir que es absolutamente superfluo. Ya el Ordenamiento Jurídico Venezolano prevé el uso justificado de la fuerza por parte de cuerpos de seguridad y el derecho a la legítima defensa.


Uno de los aspectos más graves de este adefesio son las definiciones en extremo ambiguas de lo que constituyen los distintos supuestos de amenaza por parte de los manifestantes, que van desde la “violencia pasiva” (estar totalmente quieto sin movimiento muscular) hasta la “violencia potencialmente mortal”, lo que sea que esto signifique. La definición de cada situación recae en el soldado, quien tomará la decisión de disparar su fusil contra los manifestantes, sin que su acto se considere delito y gozando de total impunidad.


En un absurdo que desafía toda comprensión, que sorprende hasta la incredulidad, que si fue escrito de manera seria y no bufa revela absoluta ignorancia e impudicia; el régimen se autoriza a sí mismo para violar Derechos Humanos. ¡¿En verdad piensan estos degenerados que pueden sustraerse de la justicia internacional penal?! ¡¿En verdad creen estos delincuentes que una resolución les da sustento jurídico para asesinar?! ¡¿En verdad creen que con una resolución pueden derogar el Derecho Interno e Internacional Penal?! ¡Ni reformando la Constitución, pues una constitución que permita violación de Derechos Humanos es nula ya que es contraria a los tratados en la materia, a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros instrumentos del ordenamiento jurídico internacional! ¿Acaso desconocen el derecho de organizaciones y gobiernos a intervenir aun militarmente en caso de violación masiva de estos derechos y genocidio?


Dentro de la patología que es chavismo como secta fanática destructiva, cualquier cosa es posible. Sin embargo, el pueblo democrático no debe amilanarse ante esta seria amenaza. No debe sucumbir a la extorsión de criminales que luego de destruir, expoliar y arruinar el país, y saquear el Tesoro Público hasta dejarlo completamente exhausto, pretenden aferrarse al poder a cualquier costo. Actuar superando el miedo es la clave para echar definitivamente la plaga de este lumpen que ha desangrado a la patria y a la sociedad.

Hay algo muy positivo de la resolución: como confesión es una prueba incontestable y concluyente para cuando estos psicópatas facinerosos sean huéspedes de la Justicia.


Leonardo Silva Beauregard

@LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario