domingo, 16 de febrero de 2014

Machismo militarista




Una conducta reiterada del machismo militarista es la violación sexual de los miembros del ejército vencido. A lo largo de la historia de la humanidad, los triunfadores han abusado sexualmente de los perdedores. Desde las Cruzadas hasta Las Malvinas, ha tenido lugar esta práctica depravada.

Al terminar la Guerra de Las Malvinas distintas personalidades y periodistas, entre ellos Gabriel García Márquez, denunciaron la violación de los jóvenes soldados conscriptos argentinos tomados prisioneros por parte de los mucho mayores soldados profesionales ingleses.

Así, los machotes militares imponen su dominación por medio del abuso sexual. Pero surge la pregunta: ¿Es más viril quien alcanza la excitación sexual necesaria para violar activamente? La respuesta obvia es “no, el machismo es una forma morbosa de homosexualidad ya que para violar es necesaria la excitación con un miembro del mismo sexo”.

Hoy, los machotes de la Guardia Nacional Bolivariana están siendo denunciados por violar con el cañón de sus fusiles de asalto a los jóvenes capturados en las protestas contra el régimen. A esta degenerada tortura se suman muchas otras como la aplicación de electricidad en los genitales, golpizas y baños con gasolina.

En la era de Internet, teléfonos inteligentes, YouTube, Facebook, Instagram, etc. en la que la democratización del video, las imágenes y la información es total, esta conducta perversa del militarismo no pasa desapercibida. El planeta conoce en tiempo real los rostros de victimarios y víctimas. De manera que el cúmulo de pruebas gráficas de las atrocidades de la dictadura está disponible para los tribunales penales internacionales cuando llegue la hora de juzgar a los “machos” responsables de la masacre en Venezuela.



Leonardo Silva Beauregard
Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario