sábado, 4 de enero de 2014

Fatalidad

devaluacion1

En Economía no hay magia posible. El hecho económico obedece a un modelo matemático subyacente con sus normas. Un fusil no decretará el equilibrio de un mercado. Además, la economía funciona como un organismo vivo que se autorregula debatiéndose continuamente contra el caos.

La Ciencia de la Economía enseña ciertas leyes. Por ejemplo, la de la Oferta y la Demanda postula que a menor oferta de un bien (escasez) mayor es su precio. O el precio de un producto es inversamente proporcional a la cantidad disponible en el mercado; cuánto menos producto mayor precio. En otras palabras, la escasez causa inflación.

Hay otras leyes. Las restricciones, como el control de precios o de cambio, causan desabastecimiento y escasez por reducción de la oferta, debidos, entre otras razones, a la falta de incentivos y limitaciones para producir; a la vez que generan corrupción incentivada por la elevación de los bienes escasos.

Existen todavía otras. El déficit Fiscal y en la Balanza de Pagos causan devaluación; único mecanismo conocido que retorna el equilibrio a estas cuentas. En una economía normal, la disminución de valor de la moneda nacional reducirá las importaciones y así, disminuirá el déficit en la Balanza de Pagos.

En la Venezuela actual, debido a las políticas restrictivas y destructivas socialistas, están dadas todas las condiciones para otra macrodevaluación, acompañada de ajustes muy traumáticos que serán la única esperanza de que no tenga lugar un colapso total con default (incumplimiento de las obligaciones financieras del Estado) incluido, y a los cuales no escapa un aumento dramático en el precio de la gasolina.

El régimen se encuentra, pues, ante dos alternativas principales: o no hace nada y mantiene la represa de restricciones artificiales que inexorablemente conducirán a la hecatombe; o toma las medidas que en sí mismas son capaces de causar un cataclismo social de gran magnitud. Dicho de otra forma, o corre o se encarama.

Leonardo Silva Beauregard
Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario