jueves, 16 de enero de 2014

Memoria y Cuenta

 


El comunista viaja en una máquina del tiempo que solo puede ir al pasado. Por más que hace esfuerzos por hacer llegar a la sociedad un futuro de bienestar que promete, este jamás llega. Es así como la Unión Soviética colapsó al tiempo que todavía prometía a sus habitantes un futuro socialista maravilloso. Y es así como la revolución bolivariana tiene 16 años prometiendo un futuro de desarrollo a la vez que el país se sumerge más y más en la ruina.

La memoria necesariamente se refiere al pasado. A lo que se hizo, a lo que no se hizo; y es acompañada con las cuentas de la gestión.

Pero sucede que después de transcurridos 15 años en el poder el pasado es este mismo gobierno. Ya él forma parte del pasado. Y ese pasado está vacío en cuanto a obras se refiere. El socialista del siglo XXI puede hablar de los errores del pasado hasta hace 15 años, luego viene el silencio. Ni siquiera puede hablar de errores de gestión pues no hubo gestión. Solo un gran vacío. Total devastación.

Ante la disyuntiva de hablar de un pasado impresentable, carente de logros, en su Memoria y Cuenta del 15 de enero de 2014 Nicolás Maduro recurrió a aquello en lo que es experto el comunismo: la promesa de un futuro mejor. En vez de hablar en tiempo pretérito de lo que hizo, habló en tiempo futuro de lo que hará.

De esta manera, en medio de sus ya acostumbradas agresiones al Castellano en un discurso leído (y escrito por quién sabe qué enemigo), entre las que se incluye su nuevo aporte “eufenismo” (por eufemismo), ni siquiera anunció medidas económicas, solo movidas administrativas y la eliminación de CADIVI y su reemplazo por el SICAD. Es cierto que esto no es más que una devaluación velada de casi 80 % pero también prometió no devaluar de Bs F 6,30 por dólar en 2014. Sin embargo, el grueso de sus anuncios se refirió a cambios en la alineación de ministros, fusión  de entes de control, etc.. Nada nuevo, enroques cortos y largos. Y la promesa de que el dólar negro desaparecerá.

Leonardo Silva Beauregard
Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario