lunes, 27 de enero de 2014

Calle






Crece el número de los que ven como salida “la calle” sin explicar mucho qué significa “la calle”. ¿Se trata de que el simple hecho de salir a caminar por la calle va a derrocar al régimen? ¿Hablan de enfrentamientos violentos con la fuerza pública? ¿Quemar cauchos? Queremos calle, dicen.


La protesta callejera es indispensable para estremecer el poder, pero no es la única vía ni puede ser autónoma. Tomar la calle sin rumbo no conducirá a nada. Debe ser una maniobra articulada entre la dirigencia y las bases. Los objetivos políticos han de ser bien trazados. La coordinación entre la calle y dirigencia tiene que ser perfecta.


Quienes proponen la calle deben tener presente que no estarían operando dos bandos claramente definidos. Por un lado estarían las fuerzas del gobierno, los organismos de seguridad; y por otro, los manifestantes y su dirigencia. Pero existe un tercer elemento de peso nada desdeñable cuyo efecto aunque se presume grande, es imponderable: los colectivos o grupos armados civiles del régimen.


Aun cuando es cierto que el gobierno ejerce algún grado de control sobre los colectivos, este control no es total ni absoluto. Los jefes y pranes que controlan tales grupos no obedecen sumisamente las órdenes del régimen y tienen sus propias agendas. De manera que en el terreno habría cuando menos tres fuerzas, dos armadas, FAN (Milicia incluida) y colectivos; y una desarmada, la población civil levantada en protesta.


Pero la protesta no necesariamente es planificada, podemos verla como un fenómeno natural que tiene lugar bajo ciertas circunstancias, como la presión económica.


El régimen deberá en las próximas semanas tomar medidas de orden económico que podrían causar conmoción civil. Es el caso del aumento de la gasolina, que ya se hace impostergable. El impacto de ese aumento generará protesta y el pueblo podría tomar la calle. Entonces veríamos qué papel juegan los colectivos armados en la represión de la legítima protesta, pero sobre todo, cómo reaccionará la FAN ante esos colectivos.




Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario