miércoles, 4 de diciembre de 2013

Delirio demencial






Al presenciar la realidad venezolana, seguramente más de uno tiene la sensación de estar viendo en el cine una película de James Bond, o mejor, de Austin Powers, con un Dr. Evil delirante fraguando su dominio sobre la Tierra. Un “genio” del mal, que con frecuencia llama a la risa cuando no al llanto, intenta dominar Venezuela como virrey de la dictadura cubana.


Si algo quedó muy claro en las elecciones del 14 de abril, es que la oposición es mayoría. Solo aceptando las cifras fraudulentas del CNE robolucionario, se puede afirmar que somos un país dividido por la mitad. Recordemos que con todo el poder y recursos del Estado, con coacción, con extorsión, con sobornos, con voto “asistido” (a punta de pistola), con 250 mil muertos y 1,5 millones sin huellas registrados en el cloacal REP, y con el escrutinio fraudulento de votos,  apenas pudo ser forjada la ridícula ventaja de Maduro de un punto porcentual, 200 mil votos. Este hecho ya revela que el régimen era minoría para ese día.


Pero además, se debe tomar en cuenta la erosión brutal en la popularidad del “nuevo” gobierno sin parangón en la historia. En cuestión de semanas, como consecuencia de la negativa al recuento de votos, a la auditoría independiente y completa, de los atropellos, de la represión, de los desatinos y dislates de Maduro, y sobre todo, de la debacle económica con macrodevaluaciones, hiperinflación y escasez, millones retiraron el apoyo heredado del Galáctico que le restaba al ilegítimo.


De manera que es totalmente equivocado afirmar que tenemos un país dividido “en dos mitades” como todavía pretenden hacerlo algunos líderes de oposición. La disidencia es amplia mayoría. Esto es soportado por sondeos de opinión –aun del oficialismo- que muestran un rechazo al régimen que supera el 70%.


Es insólito que con estos números en contra, el comunismo pretenda imponerse y someter a –por lo menos- la mitad del país. ¿Por qué una mitad se arroga el derecho de obligar a la otra mitad a un cambio de sistema y de vida, so pena de exclusión y exterminio si se opone? Aun dando por buenos los números oficiales del CNE corrupto, este plan es producto de un delirio demencial muy propio de un Goldfinger de Ian Flemming.




Lejos de antagonizarla, dominarla y esclavizarla, la mitad gobernante debería buscar avenimiento con la otra mitad para dar gobernabilidad al país.


En democracia, la mayoría, aun del 99% no tiene derecho a someter y violentar a la minoría del 1% restante. En sus inicios, el chavismo se sintió con derecho a dominar al 45% de la sociedad por gozar de mayoría de 55%. Instauró una dictadura de la mayoría y se llevó por delante a la llamada “sociedad civil”, misma que un anciano ministro llamara “excremento humano”. Pero hoy –sabemos con certeza- la masa opositora supera por mucho a los simpatizantes del chavismo. Existe una dictadura de la minoría.


Esa precaria minoría hoy pretende saltarse la Constitución (cosa que siempre ha hecho el chavismo ya que la Constitución solamente existe para ser usada contra la oposición) con una Habilitante, una Ley de Comunas, y un Plan de la Patria absolutamente inconstitucionales. Con una maniobra perversa cubierta con un delgado barniz de legalidad, violarán e incluso, dejarán sin efecto la Carta Magna que no norma un cambio de sistema ni establece en su letra un Estado Comunista.


El 8 de diciembre el venezolano tiene la oportunidad de votar contra este cambio de sistema. Es cierto que ese día no lo derrotará con el voto y que los alcaldes electos serán anulados por el “Poder Comunal” poco tiempo después. Pero votar es un paso más en el camino hacia la democracia, especialmente si se desnuda el fraude electoral. Solamente con el voto podemos mostrarles que somos mayoría quienes nos oponemos al comunismo. Y es hasta posible que cuando ejecuten el fraude y se percaten de la ínfima minoría que son, tomen conciencia de que eventualmente pagarán por el crimen que cometen contra la nación y la humanidad.




Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe


No hay comentarios:

Publicar un comentario