sábado, 9 de noviembre de 2013

Milosevic tropical




Es un hecho innegable, verificable en la calle, no solamente por lo que se escucha tanto en el Metro y taxis como en los mercados y las colas de cajeros electrónicos, que más que impopularidad, el régimen enfrenta un rechazo casi total de la población, incluyendo el de amplios sectores militares, tanto institucionalistas como chavistas no partidarios de la dominación cubana.

En su cadena de ayer, en la que atacó al empresariado y comerciantes como agresores en la “guerra económica contra la patria”, asumiendo el rol de un Slobodan Milosevic tropical, el cucuteño indocumentado incitó a saquear las tiendas de electrodomésticos como DAKA y Pablo Electrónica.



Las tiendas DAKA y otras, amanecieron con largas colas de consumidores dispuestos a comprar lo que posiblemente sean los últimos artefactos importados que verá el país en mucho tiempo “a precios de octubre”. No pasó mucho tiempo desde el amanecer cuando en DAKA de Valencia se registraron los primeros saqueos. Lo inaudito de la situación es que estos fueron iniciados por militares que se presentaron en el sitio, según informaron testigos en las colas (ya en Internet hay fotos de soldados con mercancía en su poder). La reacción de la gente en la cola fue atacar a los militares que llevaban la mercancía al adyacente estacionamiento del Sambil, para quitársela. Los milicos optaron por disparar. La situación al momento de escribir estas letras es desconocida.



Así como no fue casual que una dictadura desesperada por el acorralamiento producto de la falta de dinero para sostener su populismo, por la terrible debacle económica; sostenida solamente por la fuerza de las armas de algunos sectores militares afectos a Cuba y por militares chavistas que rechazan la cubanización pero preservan a Maduro como un mal político necesario mientras le dan una “salida definitiva” a la crisis; declarara “Día del amor y la lealtad a Chávez” precisamente el mismo día en que se realizarán las elecciones para alcaldes en diciembre, ahora, justamente para el día en que tendrá lugar la llamada “Marcha Autoconvocada”, ordena el saqueo de tiendas en todo el país. ¿Existe algún ser humano con la debilidad mental suficiente para pensar que esto no es casual sino la maniobra de personas muy perturbadas y desesperadas…?

Pero la cosa va más allá del mero entorpecimiento de las protestas en contra de la dictadura. Es evidente que ante la inminente caída del gobierno de Maduro, que en este momento está controlado desde arriba por militares opuestos a la cubanización; militares que incumpliendo instrucciones cubiches apresaron el navío explorador contratado por Guyana; militares que no aceptaron la imposición de los últimos ascensos en junio por parte de Miraflores y los hicieron en base a méritos; militares –entre quienes se encuentran “Centauros de Chavez”- que están enfrentados al ala civil fanática comunista recalcitrante piticubiche del PSUV; el gobierno que a todos los efectos prácticos ya no es tal, que está caído, ha decido atender las órdenes de Cuba para el inicio de acciones que conduzcan a un conflicto bélico en el que las fuerzas piticubiches de Maduro, con los colectivos fieles, con la milicia, con grupos irregulares de malandros, se enfrenten con la FAN patriota, es decir, ha decidido intentar el inicio de la guerra civil en una maniobra desesperada para salvar el control colonial de la garrapata antillana.

Aunque sus palabras –la reiteración perenne “yo soy el Presidente…, yo soy el Comandante en Jefe de la FAN…”-, sus gestos, su mirada, dejan ver un Maduro con extrema inseguridad y nerviosismo que ha decidido obedecer a sus patronos cubiches –a quienes ve como su única posibilidad de salvación- y seguir el guion de Milosevic en la antigua Yugoslavia, provocando las condiciones para un conflicto bélico fratricida. Espera que el caos de la guerra reviva su revolución fallida.

No hay duda de que esta incitación puede desembocar en genocidio como sucedió en Serbia y Bosnia-Herzegovina. De manera que todo indica que Nicolás Maduro y todos aquellos civiles y militares que lo acompañan, compraron ya los boletos para un tour sin retorno a la bella ciudad holandesa conocida como La Haya, sede de la Corte Penal 
Internacional.


Milosevic, el Carnicero de los Balcanes, fue encontrado muerto en su celda de La Haya el 11 de marzo de 2006. Él -como Hitler, Mussolini, Ceauçescu, Hussein y Khadafi- una vez se sintió todopoderoso.


Leonardo Silva Beauregard
@Twitter: @LeoSilvaBe





1 comentario:

  1. La historia sin fin: Los dictadores se creen un dios cuando mandan, y terminan como mendigos cuando se les acaba el poder de aterrorizar a sus pueblos.

    ResponderEliminar