miércoles, 27 de noviembre de 2013

Diálogo







Durante casi quince años ya, hemos estado sometidos a un discurso gubernamental cargado de insultos y amenazas –inclusive de muerte y guerra- contra al menos la mitad del país si esta no se presta a ser sometida por la otra mitad. Nicolás Maduro, quien ha continuado esa tradición beligerante, o mejor, atropelladora y violenta desde que ocupó ilegítimamente el cargo de Presidente de la República, ayer llamó al diálogo nacional después de efectuadas las elecciones del 8 de diciembre de 2013.


Por razones que nadie termina de entender, la mente del revolucionario relaciona el fusil con el amor. Hasta en los libros de texto que hoy se les entregan a los niños en escuela primaria vemos palabras como “el fusil puede ser bueno”, junto con imágenes de niños con fusiles. Considera el hombre nuevo que el metal pesado conocido como Plomo es una herramienta legítima de debate político, de cualidades proselitistas y capaz de dirimir las diferencias de opiniones entre adversarios políticos. En una oración incoherente una vez un revolucionario me escribió en Twitter: “el fusil es una metáfora de flor” (?).


Una de las palabras más usadas por el extinto Comandante es “amor”, en la tradición de Hitler, Mussolini, Stalin, Mao, Ho Chi Mín, Castro y otros -todos ataviados con atuendo militar y rodeados de fusiles-. El amor al pueblo llevó a todos estos líderes a ser responsables de la muerte de gran parte de ese pueblo, en algunos casos, a su casi total aniquilación. Maduro ha continuado esa tradición intercalando esta palabra, “amor”, entre los continuos insultos y amenazas de sus coprolálicos discursos.


El “sincero” llamado al diálogo nacional lo hace Maduro al calor de la campaña electoral, luego de haber ordenado el saqueo de múltiples comercios en todo el país y haber creado un clima de zozobra que ha cauterizado el espíritu prenavideño y anuncia unas amargas navidades a los venezolanos.


Contemporáneamente con la declaración de Maduro, los revolucionarios ya dieron los primeros pasos para este diálogo. Hordas de neandertales en motos y con franelas rojas –versión caribeña del siglo XXI de los Camisas Pardas, Negras y Azules de Hitler, Mussolini y Franco- atacaron a tiros y cabillazos la caravana de Miguel Cocchiola, candidato a la Acaldía de Valencia, en Carabobo, con saldo de un número importante de heridos.


Pero quizás el paso más importante que ha dado el régimen hacia ese diálogo, el mismo día en que llama a él, fue el asesinato de José Chirinos, candidato a concejal por la MUD en el municipio Baralt del estado Zulia, por parte de sicarios rojos; hecho que enluta a toda Venezuela.


Si este es el preludio del diálogo que propone Nicolás, no quiero ni imaginar cómo será el diálogo mismo con estos señores que reparten amor con la boca de un fusil.



Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario