lunes, 23 de septiembre de 2013

¡El honor es su divisa!







Felizmente los "únicos" responsables del embarque de 1,4 toneladas de cocaína por valor de $300 millones decomisado por la Policía Francesa en un avión de Air France procedente de Venezuela, fueron capturados: dos sargentos y  un teniente de la gloriosa Guardia Nacional Bolivariana –el honor es su divisa-. No cabe la menor duda, sobre ellos caerá todo el peso de la Ley. Estos "ricos" empresarios del narcotráfico actuaban "sin" el conocimiento de sus superiores y demás autoridades aeroportuarias en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, en donde los tres, "sin" la colaboración de nadie más en el glorioso componente de la Fuerza Armada Nacional, cuya divisa es el honor, ni de ningún funcionario revolucionario, ¡ellos solos!, lograron embarcar las 31 maletas del alijo. Todos los venezolanos sabemos, así como la Policía Francesa y el resto de la humanidad, que "no hay" otros oficiales de mayor graduación implicados en este delito. Solamente los tres "magnates" de la droga apresados. *





Este éxito en los mecanismos de autorregulación del impoluto componente, sucedió apenas horas después de uno de sus mayores logros en su heroica gestión: prudentemente hacerse la vista gorda –sin duda para evitar una tragedia mayor- en la masacre de la cárcel de Sabaneta mientras su socio en los negocios de la pranocracia, el Mocho Edwin, ordenaba y ejecutaba el descuartizamiento de 16 cadáveres de presos pertenecientes a un bando rival, luego de asesinarlos en una batalla con armas de todo tipo en cuya introducción al penal los incorruptibles guardianes de oliva "no" tuvieron ninguna participación.




Y es que la cadena de éxitos de la GNB es interminable. Es cierto que ha participado en el aborto de 94 intentos de magnicidio. Pero también lo es que, debido a los inusuales métodos de la derecha fascista, no ha podido evitar ni un solo sabotaje contra la industria petrolera ni la infraestructura eléctrica, incluyendo el de Amuay. Solamente rabipelados e iguanas –posiblemente debido al camuflaje- bajo el mando de J.J. Rendón han logrado burlar su férrea vigilancia.


Mas capítulo especial merece su desinteresada lucha contra la delincuencia en el Plan Patria Segura. Es bien conocido el valiente enfrentamiento que tuvieron en Coro veintiún funcionarios de esta fuerza contra la temible gerente de banco, señora Luminier Zulay Pacheco Leen, a quien los sacrificados efectivos no tuvieron más remedio que acribillar junto a sus tres menores hijas cuando no escuchó la voz de alto, mientras se desplazaba en su vehículo. Por suerte, lograron cegar la vida de dos terribles delincuentes: la señora y su hija Berta de 15 años de edad, sin que ninguno de los servidores de verde saliera herido. Posteriormente el Mayor General Juan Francisco Toro explicó a los medios que esta clase de hechos “era normal” pues los guardias participaban en un encuentro armado contra delincuentes de la zona; soslayando el hecho de que jamás hubo tal encuentro. Sin embargo, ante la evidencia, como es el caso de la hija del Cónsul de Chile acribillada en Maracaibo en una alcabala clandestina del CICPC por funcionarios en funciones de “rebusque”, hay que concordar con el General Toro: esta clase de incidentes menores son normales en Venezuela.


No debemos ignorar el enorme y desinteresado servicio que le prestan a la patria los estoicos funcionarios de este cuerpo -que tiene el honor por divisa- en sus labores fronterizas. Además de capturar de vez en cuando un embarque menor de drogas que el narcotráfico intente ingresar al país para echar una cortina de humo sobre los cien embarques de gran magnitud que sí permiten pasar a cambio de una merecida mordida, denodadamente se esfuerzan en sus labores de bachaqueo para que la barata gasolina venezolana encuentre salida como contrabando hacia Colombia, alivie el peso económico en nuestros hermanos de ese país vecino, y algo de divisas ingresen en nuestra necesitada economía. Todos ganamos.




¡Y cómo olvidar las funciones de referee en las colas que los venezolanos debemos hacer en los mercados para comprar comida! Con inigualable entrega y paciencia los guardias han disuelto una y otra reyerta por harina PAN o papel tualé, a veces por medios poco convencionales y con riesgo de sus vidas, hay que conceder, pero siempre creativos. Tal fue el caso en Maracaibo en el que los funcionarios no tuvieron más opción que descargar sus fusiles encima de las mujeres que se mataban por la preciosa harina.


¿Acaso podemos estar más agradecidos los venezolanos con nuestra Guardia? ¿No han arriesgado todo sus funcionarios al enfrentar manifestantes desestabilizadores como Elinor Montes, a quien tuvieron que golpear y arrastrar por su cabello como a tantas otras abusadoras mujeres venezolanas? ¿Podemos ignorar las intervenciones doctas y consideradas de sus generales como la del eructo de Acosta Carlez? ¡¿Cómo olvidar la eficiente forma en que a punta de perdigonazos, planazos y gas del bueno sus funcionarios lograron apaciguar a los peligrosos estudiantes de Lara y otras regiones que tuvieron el atrevimiento de protestar contra el fraude electoral del 14 de abril poniendo en vilo la tranquilidad de la ciudadanía?! ¡Y el colmo es que nuestros gloriosos guardias que participaron en tan riesgosas operaciones ahora están amenazados con acusaciones por delitos de lesa humanidad como torturar además de lisiar de por vida y desfigurar a esos jóvenes revoltosos! Es injusto.



 




No es necesario ahondar mucho en las amables atenciones que los venezolanos acostumbramos recibir en las alcabalas de la república cuando tenemos algún problema con nuestra documentación. Siempre encontramos a un servicial Guardia Nacional –el honor es su divisa- presto a ayudarnos a superar la enojosa situación a cambio del compensatorio martillo. Por una cantidad más bien moderada, el gentil guardia nos dejará continuar el camino, esto es, hasta la próxima alcabala que muy seguramente será avisada por radio de nuestro inminente paso.


Por estas y muchas otras razones los venezolanos celebramos que el plan original que el galáctico traía cuando inició su gobierno de acabar con la gloriosa Guardia Nacional –el honor es su divisa- a la que consideraba una lacra; plan que siempre adversamos y consideramos movido por razones injustas, no fue ejecutado; de manera que hoy Venezuela, la patria, su pueblo y su territorio, cuentan con la inconmensurable y altruista protección de este componente de nuestra FAN.


¡Viva la Guardia Nacional Bolivariana! ¡El honor es su divisa!


Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

* Además, la Policía Francesa detuvo a tres italianos y tres ingleses en Francia, según indicó el Ministro del Interior Miguel Rodríguez Torres. Sin embargo, en Venezuela solo se han detenido a los tres efectivos de menor jerarquía señalados.

1 comentario:

  1. El primer componente de las Fuerzas Armadas a eliminar por falta de presupuesto y para acabar con el martilleo inclemente a los ciudanos sera la GNB.

    ResponderEliminar