sábado, 24 de agosto de 2013

Chavismo y papel tualé







El venezolano tiene meses indignado pues la escasez de papel tualé –consecuencia de las políticas económicas socialistas que a pesar de los fracasos históricos previos en otras latitudes, como el de la Unión Soviética, Cuba, Norcorea y China, el régimen insiste en implementar- ha tenido que recurrir a métodos alternativos para su sagrada higiene trasera; métodos que por cierto, no están exentos de sus inconvenientes.


Algunos han recurrido a racionar aun cortando por la mitad los rollos del escaso papel que llegan a encontrar, con riesgo para la limpieza de la mano encargada de la vil tarea. Otros han usado papeles concebidos para otros propósitos si es que se topan con ellos. Esta última práctica, por cierto, iluminó por fin a muchos acerca de la razón de existir del Correo del Orinoco o el diario Vea. Los más creativos se han tornado hacia el agua, el jabón y el secador de pelo, vale decir, cuando no están suspendidos los servicios de agua y electricidad; suspensiones cada vez más frecuentes en el paradisíaco socialismo.


Pero quizás quienes han creado soluciones más divergentes al problema de la limpieza de esas apartadas regiones de la anatomía humana, han sido los propios chavistas; claro está, los que pasan la mayor parte del tiempo en Venezuela y no en sus mansiones del Imperio vacacionando. Así, los robolucionarios que no dedican su tiempo al merecido reposo en su fatigante lucha por el bienestar del pueblo en sus inmuebles de Wellington o Weston, han introducido cambios paradigmáticos en el terreno del conocimiento que antes fue realme exclusivo de tansnacionales imperialistas como Procter and Gamble, Johnson & Johnson y Smurfitt. Veamos:


En su denodada lucha contra la corrupción, el régimen caracterizado por la intachable conducta en el manejo de los recursos del Estado por parte de jerarcas como Diosdado Cabello, Rafael Ramírez, Cilia Flores, Aristóbulo Istúriz, el propio Nicolás Maduro, los hermanos Alcalá Cordones y otros honestísimos oficiales de la FAN; todos individuos sacrificados, probos, intachables, inmaculados e impolutos en el  manejo de la Cosa Pública, ha acudido a sobornar diputados opositores para unirlos a su causa y lograr los 99 votos necesarios para aprobar una ley habilitante anticorrupción. Incluso han anunciado sus voceros que aun si no consiguiere los 99 votos necesarios –tiene 98- se aprobará la tal ley que recuerda a la de Hitler cuando solicitó poderes especiales luego de la quema del Reischtag, para consolidar su dictadura en Alemania; y a las de otros dictadores en la historia.


Es decir, que el postchavismo ha anunciado que, en caso de que su maniobras de soborno a diputados no plegados todavía a la noble causa robolucionaria, o sea, de corrupción de funcionarios para luchar contra la corrupción de funcionarios, una vez más violará la Constitución y los deseos del pueblo en la consecución de sus metas egoístas particulares, en su carrera hacia el comunismo (digo, comunismo para el pueblo porque el revolucionario socialista se reserva el capitalismo muy salvaje para sí). Vimos cómo luego de que el pueblo en el Referéndum 2007 le negara la posibilidad de imponer medidas comunistas reformadoras del sistema, la dictadura tomó caminos alternos ajenos a la democracia para burlar la voluntad popular,  y en virtud de una Ley Habilitante concebida y aprobada para otros propósitos, de todas maneras forzó las reformas en la sociedad. Se limpió con la Constitución, las leyes y el pueblo, ese recóndito y oscuro lugar, prescindiendo de papel tualé, a pesar de que todavía este no escaseaba en los anaqueles; lo hizo obedeciendo a su esencia autoritaria y a su celular desprecio por el pueblo que dice proteger pero que no es más que la excusa y el instrumento para atornillarse en el poder por medio de su aplastamiento, en la simbiosis perversa que es el socialismo populista: el Estado en manos de una élite que depende del apoyo de un pueblo mantenido en la mendicidad y la ignorancia para que a su vez dependa de ese Estado manejado por la oligarquía y la burguesía revolucionarias corruptas.


Haciendo a un lado los múltiples fraudes electorales de los últimos 12 años que como burla que son a la voluntad del pueblo equivalen a usarlo como papel tualé, existen otros ejemplos de la creatividad revolucionaria para solucionar la limpieza del sitio de salida del tubo digestivo. Por ejemplo, el allanamiento a la inmunidad parlamentaria del diputado Richard Mardo sin satisfacer los extremos pautados en la Constitución. O la prohibición del derecho de palabra a los diputados opositores de la AN que no reconocieran al ilegítimo Maduro como presidente. Ambos, violaciones de la Constitución, las leyes y la voluntad popular que se asimilan al uso de esas instituciones en la higiene íntima de los robolucionarios luego de que alivian sus intestinos repletos de restos de caviar con arepa, paté de foie gras con cachapa de hoja, Magré de Canard a la Frescolita y arepa de chicarrón con queso Camembert, o del delicioso mondongo con trufa blanca que no puede faltar, acompañados con Chatéau Pétrus con papelón; jamás olvidan el pouss café de canelita y miche con jarabe de cassis.


Sin embargo es altamente probable, casi fatal, que ni todos los ejemplares de la Constitución, ni de las leyes, ni los de El Correo del Orinoco, ni los de Vea, ni los de una posible importación ad hoc de Granma, puedan satisfacer la demanda de los robolucionarios cuando ese pueblo se harte de ser usado como papel tualé, y ante el cataclismo económico que se aproxima vertiginosamente, baje de sus moradas a exigir a los mismos que con su voto interesado e ignorante llevaron al poder para una vez más ser engañados, la satisfacción de sus necesidades más básicas; cuando baje a pedir la comida que un Estado arruinado por el expolio y la dilapidación de las riquezas del país, al cual ni la quebrada PDVSA puede satisfacerle su sed de dólares, será incapaz de suministrarle; cuando baje a hacer justicia por propia mano contra los mussolinis a quienes entregó su confianza para se enriquecieran sin medida en el manejo de ese Estado que no podrá satisfacer su más elementales requerimientos y que dejaron a Venezuela convertida en un desierto devastado por el sueño delirante narcisista de un sociópata corrupto seguido por un voraz banco de caribes; convertida en lo que originalmente soñaron los robolucionarios para fundar su “Nuevo Orden” con ellos, la “Nueva Casta Dominante”: Tierra Arrasada.


Sería mezquino no reconocerle al chavismo y postchavismo su invalorable aporte a la Ciencia y la Tecnología, a la Economía, a la Salud, e incluso a la Política, que ha significado ese novedoso uso de la Constitución, de las leyes y del propio pueblo para satisfacer las funciones que de otra forma solo podrían solucionar el decadente y capitalista papel tualé, o la humilde y socialista tusa.




Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario