jueves, 23 de mayo de 2013

Mono con Hojilla




Venezuela se conmocionó con la grabación del delincuente mediático del chavismo y tristemente célebre presentador de La Hojilla, Mario Silva, rindiendo un informe de inteligencia al agente del G2 cubano
Aramís Palacios. Pero en justicia hay que decir que el sector realmente conmocionado fue el propio chavismo. Las palabras del espía-sapo Silva constituyeron un cisma para el pseudomovimiento político, que es más una gavilla de malhechores y expoliadores de las riquezas de la nación.

La verdad es que las palabras grabadas de Mario Silva contenían poco o nada de novedad para el venezolano medianamente informado. La primicia consistió en que las imputaciones a personalidades del partido de gobierno en ellas contenidas provenían de un connotado oficialista que siempre los afectos a la dictadura han reputado como bien informado.

El infame presentador de VTV reveló el desarrollo de una sórdida y descarnada guerra interna del chavismo en la que dos facciones principales se definen. El grupo de Maduro al cual Silva manifiesta sus afectos, y el de Diosdado Cabello, a quien califica de peligroso enemigo del madurismo, la revolución y los intereses de Castro.

A Cabello lo acusa de conspirador y de corrupto impenitente e impúdico cuyos únicos móviles son el dinero y el poder. Le imputa ser el líder de un sector militar profundamente delincuencial que pretende asir el control político y económico del país. Es específico definiendo como principales fuentes de financiamiento del Presidente de la AN al SENIAT y a CADIVI. Llega al extremo de proferir insultos referidos a la madre de Cabello en su declaración.

Además, califica a Nicolás Maduro como un pelele controlado por su mujer, Cilia Flores, quien a su juicio, por su misma calidad de mujer, debe permanecer en la sombra. Arroja dudas acerca de la salud mental del presidente ilegítimo y le atribuye alucinaciones con la imagen del extinto Chávez en una pintura del “Cuartel de la Montaña”. De hecho lo califica de loco. Se refiere a miembros del entorno de Cilia, designados en la dirección de VTV, Tania Díaz y Arreaza, como ladrones redomados, integrantes de lo que él llama la banda de “Los Vampiros”, es decir, los chupasangre, por su inclinación a chupar de la Cosa Pública.

Le manifiesta al espía Palacios que es vital para la revolución que el actual ministro de la defensa, Diego Molero, permanezca al frente de ese cargo. Así mismo, expresa que tal como ha conversado en otras oportunidades con su comandante Fidel Castro, Rafael Ramírez debe permanecer en PDVSA a todo costo, para evitar que Diosdado Cabello pose sus garras en la estatal petrolera y así alcance el control económico del país.

Como nota especial le refiere al agente del G2 cubano que está “total y absolutamente de acuerdo” con la opinión de Fidel Castro en el sentido de que no entendía por qué el difunto Chávez no había eliminado las “elecciones burguesas” en Venezuela, pues ponían en peligro a la revolución. Además, confirma lo que la Humanidad conoce desde el 15 de abril: los resultados electorales fueron manipulados, aunque afirma que no por parte del propio CNE sino por hackers al servicio de Diosdado Cabello, asignándole a Maduro 260.000 votos de ventaja.

Declara que se siente perseguido y en peligro. Que para su protección el ministro Molero le entregó cinco fusiles que se suman a otros siete que ya tenía para un total de doce. Que también recibió abundante parque para tales armas de guerra y que está en condiciones de oponer adecuada defensa a cualquier agresión. Y que ya fue objeto de atentados que lo llevaron a deshacerse de los agresores (aquí usa las onomatopeyas “Pam, Pum, Pim” que sugieren disparos y el posible homicidio de dos atacantes) por medios que no están claros.

Lo cierto es que los hechos referidos por Silva, que incluyen una supuesta conspiración de Molero para asestar un golpe de estado, implican la posible comisión de un sinnúmero de delitos acerca de los cuales debería generarse una investigación de los órganos competentes.

La bancada opositora propuso en la Asamblea Nacional tal investigación del audio de marras. Sin embargo, el oficialismo desestimó la propuesta bajo el pretexto de que lo contenido en la grabación no pasaba de la categoría de chisme por falta de pruebas. Es obvio que el diputado y Presidente de la AN, Diosdado Cabello bloquearía la proposición de investigación, siendo él mismo uno de los implicados por Mario Silva. Pero llama la atención que el chavismo calificara de chisme el informe de inteligencia de Silva cuando en los nueve años que ha estado en el aire su programa La Hojilla, ha estimado las noticias del periodista oficialista como palabra divina. Hasta Chávez juzgaba todo lo informado por Silva en su infame programa como digno de la más absoluta credibilidad.

Más no fue la AN la única institución en negarse a investigar los hechos descritos en el audio. La Fiscal General de la República, la desvergonzada chavista Luisa Ortega Díaz, declaró que no se iniciaría una investigación sobre la materia por las mismas razones argumentadas por el oficialismo en el parlamento, es decir, la falta de pruebas. Poco le importó a la Fiscal que el hecho de que Silva se entrevistara y rindiera cuenta a un oficial de inteligencia extranjero pudiera constituir delito de traición a la patria. O que su declaración acerca de los fusiles pudiera hacerlo reo de delito de porte o tenencia de arma de guerra. Por lo demás, es precisamente una investigación la que proporcionaría las pruebas que demostrarían que no se trata de solo chismes y que habría méritos para procesar.

A pesar de que lo revelado por Silva fue calificado como chisme, fue casual que esa misma noche el despreciable presentador apareciera anunciando en una emisión especial de su programa que el mismo saldría del aire debido a problemas de salud que lo aquejaban. (¡Qué oportuno!, ¿no?). No dudamos que al barbado Silva se le haya presentado algún problema digestivo de aguas, dada la magnitud del desastre que para la causa revolucionaria representó la filtración de la grabación. Más aún, Silva desapareció y se informa que voló a Cuba. También trascendió que Aramís Palacios, el teniente coronel del G2, fue sacado a Cuba y que fue apresado por su propio organismo al llegar a esa isla. Esta última información la propagó Alberto Ravell en su cuenta de Twitter.

La importancia de la revelación del audio reside, repito, en que un oficialista confirma lo que ya se sabía acerca de la descomposición moral y la fragmentación del chavismo, de su desmoronamiento y sus guerras intestinas. Además confirma la incompetencia del ilegítimo Maduro para desempeñar sus funciones y sugiere que el verdadero poder reside en Cabello. Y lo más grave, confirma la manipulación del resultado electoral el 14 de abril en favor del mequetrefe de bigotes por parte del grupo de Diosdado Cabello.

Con seguridad esta grabación es solo el comienzo de una serie de instrumentos similares que serán expuestos al público en fechas próximas, como ya han anunciado distintos voceros de la oposición.

Leonardo Silva Beauregard
Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario