miércoles, 27 de febrero de 2013

¿Mentira?






Ya han transcurrido 80 días sin haber escuchado ni visto al otrora omnipresente presidente de Venezuela. Toda clase de rumores e informaciones han corrido acerca de su salud. La siempre bien informada y responsable periodista Berenice Gómez publicó en su portal web que había muerto el 30-12-12. Por otro lado el también comunicador social Nelson Bocaranda sostiene que, al ser traído al país no fue llevado al Hospital Militar, como informó el gobierno, sino a Fuerte Tiuna. Hoy el ex embajador panameño ante la OEA, Willy Cochez, anunció que había sido informado de que tenía muerte cerebral desde el 30 de diciembre y fue desconectado del respirador artificial hace 4 días.


Ha habido contradicciones tremendas en las informaciones emanadas del gobierno. Por ejemplo, informaron que tenía una insuficiencia respiratoria grave (al punto de requerir una cánula de traqueotomía) y su estado era muy delicado, incluso, que el deterioro de su función pulmonar había empeorado. Pero Nicolás Maduro dijo en cadena nacional que sostuvo una reunión de trabajo con el enfermo y Diosdado Cabello por ¡5 horas!, en la cual Chávez estuvo “muy feliz”. Además, declaró Maduro, que el paciente les daba órdenes manuscritas ante la imposibilidad de hablar. Cabe preguntarse por qué si puede reunirse durante 5 horas y escribir notas no puede juramentarse.


Lo único cierto es que existe un denso velo de misterio acerca del estado real del presidente. Si los voceros del gobierno están mintiendo u ocultando algo, la reacción del pueblo puede ser terrible. Están manejando una situación en extremo explosiva y no hay margen para el error. Están arriesgando la estabilidad del país y lo exponen a un cataclismo con maniobras que quizá no persiguen otro fin que mantenerse en el poder.


Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario