lunes, 3 de diciembre de 2012

Viaje Ahora y Pague Después



Cierta dosis de narcisismo y egoísmo es deseable en todo individuo. Los psiquiatras hablan del narcisismo positivo, el cual permite al individuo a través de la adecuada valoración de sí mismo, acometer empresas exitosas. Después de todo, hay que amarse para poder amar a otros y construir. Pero como todo en la vida, existen límites en esa valoración; cuando llega al punto en que el individuo antepone sus intereses individuales a los del resto de la sociedad, su país e incluso, sus hijos, alcanza niveles morbosos.




El venezolano siempre se ha caracterizado por tener juicio ligero hacia los asuntos cotidianos, aun graves, buen humor y un respetable grado de auto-indulgencia en lo que a los placeres terrenales se refiere. Por ejemplo, a mediados de la década de 1980 Venezuela era el primer país en consumo per cápita de whisky escocés en el planeta. Para 2009, el consumo interanual aumentó 77% (y no hablemos de la champaña, el ron y la cerveza). Esto nos da una idea del nivel al cual llega eso que los venezolanos conocemos como “vivalapepismo”, pues ese incremento coincidió con una importante recesión económica. Literalmente somos un país beodo, en continua celebración. Un país relajado, pues.




Se aproximan las elecciones para gobernadores el 16 de diciembre, época de vacaciones. En esas elecciones en gran medida está en juego el futuro de nuestros hijos, ya que la obtención de un buen número de gobernaciones oficialistas facilitaría al régimen el establecimiento del llamado Estado Comunal. En pocas palabras, son de gran trascendencia para la vida nacional pues las gobernaciones opositoras contribuirían a represar los planes anticonstitucionales del gobierno. Pero la fecha coincide con la proximidad de las vacaciones de Navidad (en la cual por cierto y a pesar de ser en gran medida una fiesta de guardar, el venezolano literalmente se baña en escocés). No obstante, aunque conoce este hecho con mucho tiempo de antelación, un gran número de nuestros compatriotas “viva la pepa” hizo planes para salir a vacacionar antes del 16, muchos con el argumento “el pasaje es más barato”.


La decisión de salir de vacaciones antes de esa fecha crucial, de no ejercer el deber del voto en circunstancias tan apremiantes para toda la sociedad venezolana e incluso, para el continente, va más allá del egoísmo, el narcisismo y el “vivalapepismo” criollo, es un acto de irresponsabilidad criminal contra el país, su pueblo y los hijos.


Por supuesto, nada de lo que aquí he escrito tiene relevancia si los planes de estos compatriotas viajeros es eventualmente huir del país para residenciarse en Suiza a saborear sus whiskycitos. De lo contrario, se trata de un viaje ahora y pague después con la libertad de su descendencia.
 



















Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

1 comentario:

  1. Me gustan estos artículos sintéticos, que hacen un diagnóstico y también un emplazamiento. Se va consolidando tu capacidad para escribir. Un beso.

    ResponderEliminar