miércoles, 19 de diciembre de 2012

Abstención II




Tal como escribiera Teodoro Petkoff, la proporción de votantes en el total de los resultados de las elecciones regionales es aproximadamente la misma que se observó en las elecciones presidenciales: 56% del oficialismo vs. 44% de la oposición. Además se ha determinado que la abstención afectó de igual manera a los dos bandos, es decir, aproximadamente la misma cantidad de electores menos que el 7 de octubre para cada lado, en términos relativos: En el caso del oficialismo fue de 41% y en el de la oposición de 42%.


Las causas del aumento en la abstención opositora deben encontrarse en cuatro razones principales:

1ª) Siempre hay mayor abstención en elecciones regionales. La proporción de abstención no fue inédita.

2ª) Prevalecen el desencanto, la falta de entusiasmo debido a la derrota reciente.

3ª) Existe el pesimismo crónico basado en la creencia de que el líder bolivariano es invencible electoralmente, particularmente debido a sus métodos fraudulentos.


4ª) La total desconfianza en el árbitro electoral absolutamente corrupto y parcial.

5ª) Hay gran decepción en una porción inmensa de la oposición con su liderazgo pues consideran que éste –cuando menos- cometió errores graves o –peor aún- quizás colaboró con el fraude electoral el 7 de octubre que le imputan al gobierno.






En Democracia el derecho y deber del voto puede y debe interpretarse como que el ciudadano tiene la potestad de votar en blanco (nulo) y aun de no participar si considera que ninguna de las opciones que se le presentan llena sus expectativas. Pero en Venezuela no hay Democracia y existe una situación especial que reclama una actitud distinta del elector pues su mera existencia y la de su descendencia están amenazadas. De manera que la participación de todos los electores opositores como un bloque monolítico –cuando menos votando- es indispensable. La abstención no es una opción en las presentes circunstancias de vida o muerte.


Hay evidencia aritmética de que con la misma participación de votantes que tuvo la oposición el 7 de octubre se hubiera ganado la mayor parte de las gobernaciones. Obsérvese la siguiente relación:


Anzoátegui:



Ganó Aristóbulo Istúriz con 279.672 votos,
Capriles el 7-Oct obtuvo 378.345 votos

Aragua:



Ganó Tarek El Aissami con 328.520 votos,
Capriles el 7-O obtuvo 384.592 votos

Barinas:



Ganó Adán Chávez con 127.669 votos,
Capriles el 7-O obtuvo 165.135 votos

Carabobo:



Ganó Ameliach con 393.758 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 537.077 votos

Falcon:



Ganó Stella Lugo con 141.024 votos,
Capriles el 7-O obtuvo 195.619 votos

Guárico:



Ganó Rodriguez Chacín con 132.105 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 135.451

Mérida:



Ganó Alexis Ramirez con 137.599 votos,
Capriles el 7-O obtuvo 239.653

Monagas:



Ganó Yelitze Santaella con 155.310 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 191.178

Nueva Esparta:



Ganó Mata Figueroa con 110.502 votos,
Capriles el 7-O obtuvo 125.792



Portuguesa:



Ganó Wilmar Castro con 116.647 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 131.100

Sucre:



Ganó Luis Acuña con 134.484 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 182.898

Táchira:



Ganó Vielma Mora con 236.369 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 356.713 votos

Vargas:



Gano García Carneiro con 74.609 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 78.382

Yaracuy:



Ganó Julio León con 121.512 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 127.442

Zulia:



Ganó Arias Cardenas con 749.492 votos,
Capriles El 7-O obtuvo 842.032


(Miranda: Capriles sacó 200mil votos menos que el 7-Oct).


Pero lejos de reprocharle a la masa abstencionista, es necesario convencerla de que su participación es necesaria y tiene importancia y significado. Carece de sentido atacarla para persuadirla de votar, máxime cuando sus reclamos hacia el liderazgo tienen fundamento en las graves fallas en que este ha incurrido, que sí las ha habido.




De manera que el elector tiene la obligación de participar pero el liderazgo tiene la de hacer lo posible para lograr las condiciones mínimas de pulcritud para que en los procesos electorales que se avecinan (uno es el presidencial pues hay indicios claros de que el recién reelecto gobernante no estará en capacidad de ejercer debido a su lamentable estado de salud) el elector sienta que su voto cuenta,  hace la diferencia y que será defendido por líderes decididos.




Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe




No hay comentarios:

Publicar un comentario