jueves, 1 de noviembre de 2012

Negación






"Primero te ignoran, luego se ríen de ti, después te atacan, entonces tú ganas." 
Mahatma Gandhi

Es indudable que la oposición venezolana debe hacer un esfuerzo para mantener los espacios políticos detentados hasta el presente, aun si la realidad de tal detentación es discutible. Es absolutamente indispensable para sobrevivir que siga transitando los caminos lícitos que la ficción de Democracia socialista le ofrece. En este orden de ideas, acudir a las elecciones es una necesidad.


¿Pero tiene sentido acudir en las mismas condiciones del 7 de octubre a otra emboscada para profundizar la legitimación del régimen, y permitir el despojo artero de otras gobernaciones y alcaldías sin hacer el más mínimo esfuerzo para equilibrar en alguna medida el sistema electoral? Por supuesto, no me siento poseedor ni de la verdad ni de la respuesta a semejante interrogante; no obstante creo que algo debe hacerse antes de cometer el hara kiri, por lo menos para aminorar el dolor.



Desde la instauración del sistema de votación totalmente electrónico tuve la seguridad de que la maniobra obedecía a las intenciones del régimen de torcer los resultados electorales a su favor. A riesgo de ser tachado como ignorante por muchos, y sabiendo que –aunque no lo soy particularmente- en esa clasificación comparto con un distinguido grupo de individuos expertos en la materia, sostengo que los medios informáticos totalmente automatizados son los más vulnerables a penetración y manipulables fraudulentamente. Esta es una razón por la cual no son utilizados en países desarrollados, aun, en los que han dado nacimiento y desarrollo a esta tecnología.

El hecho de que solicitar las reformas que hagan más justo el proceso sea un ejercicio estéril y que tales reformas sean una quimera, no significa que las Sociedad Civil deba abstenerse de movilizarse para reclamar sus derechos. Estoy convencido de que el régimen jamás aceptaría el voto manual, por ejemplo, pues le es absolutamente inconveniente (¡¿Esto no despierta la suspicacia de los dogmáticos de la pulcritud del CNE?!). Por más que el régimen se resista por las mismas razones, tal como lo propone Esdata, Súmate y Votolimpio, entre otros, es urgente la depuración del REP. Asimismo, el problema de las migraciones debe ser enfrentado. Y no menos atención requiere el uso ilícito de los recursos del estado y la permisividad del Poder Electoral y otros poderes en este sentido.



Si Gandhi y King hubieran asumido una conducta timorata, la India no sería independiente y los negros norteamericanos todavía se sentarían en la parte atrás del autobús. Ambos líderes exigieron conscientes de todos los peligros y de los costos –en especial de los de no haberlo hecho- un gran sacrificio de sus pueblos. Pero hubo inmensas recompensas en las conquistas de los derechos ciudadanos y la de la libertad.



Recalco que debemos alejarnos de la violencia que es justamente el método oficialista; método condenado al fracaso por múltiples razones, entre otras porque suele conducir a la derrota y porque es el gobierno el que dispone de las armas. Decía Gandhi: “no tiene sentido arrojar ladrillos contra hombres armados con fusiles”. La represión armada en la India cuando la gesta independentista y en los EUA durante la lucha por los Derechos Civiles, puso en evidencia la debilidad de los gobiernos y causó su derrota ante los ciudadanos desarmados.


Es de importancia cumbre que la resistencia civil sea no violenta y que sea de tal naturaleza que provoque la violencia del adversario opresor, pues esto es lo que lo que definitivamente lo conduce a la derrota. Quizás la tarea más difícil no sea la protesta activa, la inhalación de gases lacrimógenos,  las ofensa en la piel de los perdigones, los planazos de los soldados, eludir las balas, soportar las agresiones contra las mujeres; sino ejercer el fundamento esencial de la no violencia nacido del Sermón de la Montaña y la Doctrina de Jesús y propuesto por Mohandas Gandhi: Amar al enemigo.

No se equivoque el lector, no estoy comiendo flores, nada más duro que soportar la represión en condiciones de desigualdad al calor del asfalto. Pero es indispensable que el liderazgo opositor asuma la responsabilidad de convocar por medio de todos los mecanismos constitucionales, legales y morales a la lucha por la igualdad para los próximos comicios y el previsible proceso para las reformas constitucionales que permitirían la sucesión que aseguraría la entronización ad perpetuam de  la revolución. Además, esa lucha se debe extender a hacer valer lo ya decidido por el pueblo en el Referéndum de 2007, cuanto vetó de forma absoluta la instauración de un Estado Comunal. Por cierto, el establecimiento de facto de tal sistema, haría inoficiosa la elección de alcaldes y gobernadores que serían privados de sus derechos, lo que daría al traste con el fin de preservar los reductos democráticos descentralizados. Por más que se quiera hacer ver que el “triunfo” del 7 de octubre es una autorización por vía de plebiscito para decretar el comunismo, no lo es; sería solamente -de aceptar su legitimidad muy cuestionable- un mandato para gobernar con arreglo a la Constitución y las leyes de acuerdo a las limitaciones que estas imponen en el gobierno; muy importante esto último.

Llamar a la abstención sería inconveniente y quizás criminal. La única manera de que este método surtiere algún efecto sería si ella fuere absoluta, que cerca del ciento por ciento de los opositores estuvieren ausentes y demostraren con esa total ausencia la desventaja numérica del régimen y le negaren legitimidad. Pero esto no sería posible pues no se podría lograr tal tipo de acuerdo, de manera que se debe llamar al voto.

Al plasmar estas letras lo hago con la seguridad de que tales protestas, en el corto plazo, muy posiblemente sean infructuosas, pero con la convicción de que son tan vitales como el acudir a la cita electoral del 16 de diciembre. Como mínimo dejarán constancia para la Historia de lo que realmente sucedió en Venezuela, junto con algún perdido y olvidado disco duro del Casino Nacional Electoral, y de videos aficionados colgados en YouTube.



Leonardo Silva Beauregard
Twitter: @LeoSilvaBe


No hay comentarios:

Publicar un comentario