miércoles, 7 de noviembre de 2012

Comunista Odiado Por Comunistas y Capitalistas








Antes de que me califiquen de junguiano, diré que admiro por lo menos igual a Freud. Pero mis simpatías van para Wilhem Reich, creador del  Acumulador de Energía Orgónica. Reich basó su teoría en que la neurosis es producto del desequilibrio en la energía sexual. Propuso que alcanzando ese equilibrio a través de la actividad sexual y el orgasmo, se alcanzaría su curación. En tiempos en que comenzaba a desarrollarse la Física Cuántica, llegó a teorizar la existencia de una partícula subatómica de color azul -para más señas- portadora de esa energía: el Orgón. Inventó el  Acumulador de Energía Orgónica,(1) una caja de madera forrada en metal; máquina en donde se introducía el paciente a recargar orgones para restablecer su equilibrio sexual, y curar desde la neurosis hasta el cáncer y la esquizofrenia. Fue profundo estudioso y crítico del fascismo como fenómeno maligno. Analizó exhaustivamente el mal en el ser humano y la sociedad. Comunista, fue repudiado por sus colegas psicoanalistas vieneses, reticentes a dejar de cobrar honorarios, por pronunciar críticas como "los pobres y las prostitutas también sufren neurosis y tienen derecho a la terapia". Con sus propios recursos y donando su tiempo fundó clínicas gratuitas para atender a los menesterosos. En 1920 conoce a Freud de quien se hace discípulo y amigo. De íntimo colaborador del padre del Psicoanálisis, pasó a ser su adversario aunque no hubo jamás disputas públicas.





Tuvo que huir a Alemania bajo la protección del Partido Comunista Alemán. Pronto los comunistas lo rechazaron por sus pensamientos y actitudes críticas, e ideas  "decadentes" con respecto a la sexualidad. En ese país dictó conferencias sobre educación sexual. Asesoró al partido comunista en la confección de programas sobre sexualidad y planificación familiar. Como buen comunista pensaba que el Estado debía ocuparse de toda actividad humana, así que propuso la creación de lo que se llamó la Sexpol, o policía sexual, organismo encargado de instruir -en especial a jóvenes- en materia sexual con el objetivo de fortalecer la familia. Más pronto que tarde tuvo que abandonar ese país ante la persecución de sus colegas comunistas. Previamente había visitado la URSS en dónde asesoró al Kremlin, dictó cursos y estableció los programas sobre educación sexual que desarrollaría en Alemania, incluyendo su Sexpol. Recorrió en periplo toda Europa, pasó algunos años en los países nórdicos, huyó a Londres, siempre perseguido violentamente por los comunistas, y terminó en Nueva York. 






En EUA fundó un instituto psicoanalítico,”Orgonón”, publicó libros y se dedicó a fabricar, promover y mercadear su aparato para la “recarga de energía sexual”. Finalmente, fue a parar a la cárcel víctima del macarthismo, condenado por fraude de correo en la venta de su  Acumulador de Energía Orgónica  por correspondencia, el cual, por supuesto, no producía los resultados ofrecidos. Enloqueció (?), en la más rancia tradición soviética pero a manos de la ultraderecha americana (los extremos son exactamente iguales) fue diagnosticado esquizofrénico por psiquiatras del Estado y sus libros quemados. Tratándose de un país en el que el fraude por mercadeo directo es una tradición, está de más decir que -al igual que otros tantos sospechosos de ser comunistas- es claro que McCarthy, Dulles y Hoover lo persiguieron por razones políticas. Murió solitario en su celda en 1957.


Wilhem Reich es recordado por muchos, más por sus años de locura que por los brillantes aportes al Psicoanálisis y a las Ciencias Sociales. Un genio repudiado y perseguido por todos, pares y adversarios, comunistas y capitalistas, sólo por pensar de forma divergente y sobre todo, "por amar más a sus semejantes que a la Ciencia".


(1) El cineasta Woody Allen se inspiró en este aparato de Reich para crear su Orgasmatrón en la comedia futurista "Sleeper" (Dormilón) de la década de 1970.

Leonardo Silva Beauregard
Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario