domingo, 2 de septiembre de 2012

Seguro y Reaseguro: La Verdad. Parte III




En días recientes se han publicado informaciones supuestamente de fuentes fidedignas sobre el seguro y reaseguro de la refinería de Amuay que han trascendido a la opinión pública. He observado en las redes sociales cierta confusión en cuanto a los conceptos citados en tales reportajes. Este no pretende ser un análisis de la contratación en particular sino una aclaratoria divulgativa acerca de esas dudas observadas.

Se afirma que el reaseguro “se le quitó al resegurador Lloyd's y se le dio a la firma Gay Cooper”. Es necesario aclarar que el famoso Lloyd's de Londres no es un reasegurador sino un centro, parecido a una bolsa de valores, en donde se reúnen corredores, aseguradores y reaseguradores para la suscripción de reaseguros que se colocan en todo el orbe. Gay Cooper (GC) es una firma de corredores de reaseguro que está adscrita al Lloyd's, por lo tanto pareciera que la realidad no es como se denuncia. Por la colocación del reaseguro en un pool de reaseguradores del mercado internacional, que es el objeto típico de la gestión del corretaje de reaseguros, GC cobra un porcentaje de la prima cedida sin asumir riesgo alguno pues no es reasegurador.

Se ha afirmado que “hubo una disminución del reaseguro” (se habla de 50%). No tengo claro qué significa esto, si es una reducción en la suma asegurada o de la proporción cedida en reaseguro facultativo. Dificulto que sea el segundo pues no existe capacidad nacional para asumir el riesgo no cedido a facultativo y dudo que haya asegurador que asuma riesgo tan formidable contra su retención (patrimonio) lo que es contrario a los principios fundamentales de este negocio, o ceda a contratos automáticos de reaseguro (que carecen de capacidad). De ser el primero, habría que distinguir si existe lo que se conoce como Infraseguro, situación en que la suma asegurada es inferior al valor de la cosa y este déficit es asumido por el asegurado como su propio asegurador, vale decir, arriesgando su patrimonio. Si se asegura el bien por la mitad de su valor, en la eventualidad de siniestro se determinará que los aseguradores y reaseguradores asumirán el 50% de toda pérdida (total o parcial) y el asegurado la otra mitad. Esto es lo que se denomina Regla Proporcional. No es posible asegurar por menos para ahorrar prima sin que se determine el infraseguro en la investigación del ajuste de un siniestro. La condición de infraseguro (la Regla Proporcional) es derogada si se contrata bajo el régimen de Primer Riesgo (que sospecho sea el caso en la denuncia). Bajo esta modalidad, las pérdidas parciales se ampararán en un 100% hasta la concurrencia de la suma asegurada. En este caso la prima llevará un recargo. Cuando la suma del siniestro supera la suma asegurada, el asegurado asume la diferencia contra su patrimonio. La decisión de asegurar en Primer Riesgo es técnico-gerencial y se fundamenta en el análisis de Pérdida Máxima Probable y en el juicio de que es altamente improbable -y a veces imposible- en ciertos riesgos que se pierda la totalidad del bien asegurado. También es tomada en cuenta la capacidad financiera del asegurado. Esta se basa -pues- en criterios científicos y no tengo motivos para pensar que se trate de una decisión equivocada.

Otra denuncia tiene que ver con la contratación de un “deducible de $50 millones”. En seguro se distinguen los conceptos: Deducible y Franquicia. En el primero, se deducirá de todo siniestro un monto o porcentaje, es decir, el Deducible puede ser expresado en términos absolutos o relativos. La Franquicia es un monto fijo sólo a partir del cual son indemnizables los siniestros de los que no se deducirá monto alguno. La decisión sobre la magnitud del Deducible o Franquicia se toma en base a criterios técnicos financiero-gerenciales y afecta el monto de la prima: cuanto más elevados son, más baja es la Prima, son entonces, inversamente proporcionales. En efecto, el asegurado debe determinar la frecuencia de eventos siniestrosos y su capacidad para asumirlos sin afectar sus finanzas. Existe un principio general: el costo de asegurar los primeros dólares (montos bajos) de toda cobertura es mayor que el de los dólares más lejanos (montos altos), pues la probabilidad de pérdidas de menor monto es mayor que las de mayor monto. También se estudia si el rendimiento del ahorro en prima por deducibles justifica la decisión en el largo plazo. Por otra parte, el asegurador-reasegurador tiene interés en reducir la cantidad de reclamos de menor cuantía que incrementan gastos administrativos por su mayor frecuencia. Podemos -para expresarlo de forma sencilla- decir que el monto del deducible obedece al razonamiento “sólo las pérdidas a partir del monto X afectarán mis finanzas, los demás no me preocupan”, por lo tanto X será el Deducible. Así, es imposible con la información de que se dispone cuestionar la decisión de un supuesto deducible de $50 millones que podría ser la correcta en una industria con sumas aseguradas de miles de millones de dólares, las cuales representarían la verdadera preocupación de la gerencia.

La práctica normal es que la colocación del reaseguro no sea del conocimiento del asegurado, quien deposita su confianza, ya que el responsable ante él es el asegurador. Para ello están diseñados el sistema y sus leyes. Nadie se entera si la Swiss Re respalda su póliza de vida, si MAPFRE reasegura su vehículo o si Hannover cubre su apartamento. De hecho, toda la estructura de reaseguro de una compañía aseguradora se considera secreto comercial, salvo el nombre de los reaseguradores y su Security, pues le puede conferir ventaja competitiva. El asegurado no tiene derecho a conocerlo estrictamente hablando pues se presume la solvencia del asegurador que está supervisado por el Estado. Sin embargo, ha causado revuelo en las denuncias que los reaseguros de PDVSA fueron cedidos a una compañía filial de ella: PDV Insurance. He leído expresiones como “eso es cobrar y darse los vueltos”. Pues debo decir en toda justicia que tal aseveración no necesariamente es cierta. No es inaudito que un asegurado se asegure y reasegure con compañías de su holding. Es común el caso en muchas transnacionales que en el fondo, se ahorran sólo el monto de las comisiones de la colocación del seguro y reaseguro. La Prima, tanto en Seguro Directo como en Reaseguro, a groso modo se descompone en Prima de Riesgo (cálculo basado en la tasa técnica o actuarial, necesaria para cubrir el riesgo), Comisión de Adquisición y Gastos Administrativos que sumados constituyen la Prima Comercial. Si PDV Insurance retrocedió a un pool de security adecuado y cobró y pagó la prima correcta, nada sería objetable de la negociación. Mientras la Prima de Riesgo sea suficiente y se paguen los gastos de administración y alcance para pagar las comisiones de corretaje no debe haber preocupación. La Prima de Riesgo se establece científicamente y no se puede sacrificar ni parcialmente. Los gastos administrativos son insoslayables. Así que lo único manipulable es la comisión de adquisición o del corredor de seguros y del de reaseguros.

Lo realmente determinante en la contratación de cualquier índole de reaseguro es lo que conoce como Security, vale decir, la calidad o confiabilidad de los reaseguradores que conforman el pool de acuerdo a su solvencia, solidez y especialización en el área contratada (no es igual contratar con profesionales de Reaseguro de Vida que de Ramos Técnicos e Ingeniería). Esto es de vital importancia para el asegurador, pues su propia existencia depende de ello (recuérdese, a el asegurado le importa muy poco quién reasegura, tiene derecho a cobrar -pague o no el reaseguro- del asegurador si es un siniestro amparado). En el reaseguro industrial los principales especialistas en todo sentido, comenzando por el Security, están en Europa, EUA, Japón y Hong Kong. La compañía Münchener o Münich, por ejemplo, es la líder en este campo y la primera del planeta. Swiss Re (Suiza de Reaseguros, de alta especialización en Vida) es otra compañía importante como Generali de Italia, Hannover de Alemania, SCOR de Francia, etc.. Personalmente prefiero el security europeo. Tengo entendido que la compañía líder de los reaseguros en cuestión es QBE de Australia, vigésima en el ranking mundial. De manera que quienes investiguen el caso de Amuay deben -como primer paso- hacer como se hace en toda suscripción de reaseguro: verificar el Security, la lista de reaseguradores y sus retrocesionarios con sus credenciales. Por cierto, desconozco y nada se ha mencionado acerca del posible coaseguro o repartición en compañías aseguradoras del Mercado Nacional de porcentajes de las pólizas, si lo hubiere, con sus respectivos reaseguros que deben ser -aunque no necesariamente son- los mismos.

Twitter: @LeoSilvaBe

3 comentarios:

  1. Hola como puede contactarlo, es en relacion a tema que escribió. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Por favor, si es tan amable de proveerme un correo electrónico u otro medio de contacto de inmediato lo contactaré. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola por este mail: periodistaMDV@gmail.com. Saludos!

    ResponderEliminar