jueves, 20 de septiembre de 2012

Justicia Eléctrica


Con la sabiduría universal que lo caracteriza, propia de hombre renacentista, de un Leonardo pues, el Comandante tuvo la gentileza de amenizarnos con una cadena memorable. Sin embargo, una de las disciplinas de las múltiples que domina que abordó hoy, no fue cultivada por el célebre hijo de Vinci: la Economía.

Doctamente expuso las injusticias del capitalismo. Analizó la cadena de producción, de intermediación, de distribución, el concepto de valor agregado, de margen de ganancia y de precio final en una sola frase. Para simplificar tales ideas a una audiencia que no posee sus dotes intelectuales, se limitó a explicar que un producto de costo X en el primer estadio de producción o extracción, llega al consumidor final con un valor de 10X, desatando la inflación propia del Capitalismo. Sin duda es notable la capacidad de síntesis de esa mente privilegiada, por simplista que parezca la explicación. Pero el Comandante olvidó mencionar que el Socialismo del Siglo XXI registra uno de los niveles de inflación más altos del planeta y que el IVA mantenido por el régimen tiene un impacto enorme en el precio final. Además, cualquier bachiller sabe que es totalmente falso que el precio de un producto es el 1.000% de su costo de producción original. Ni en el Capitalismo Salvaje que acabó con la vida en Marte tal cosa es cierta.

Mostró orgulloso la inauguración de una carretera de tercera importancia en el Oeste de Caracas, de Mamera al Junquito, de 10 km de longitud que, dicho sea de paso, en realidad no está terminada. Pero urge presentar alguna obra en la campaña electoral. Fue notable que no acudiera personalmente a tan importante acontecimiento, tratándose de un gobierno que no ha construido vías de comunicación y está dejando perder las construidas en la Democracia.

Capítulo especial merece uno de los más grandes logros de estos 14 años de gobierno socialista: una fábrica de electrodomésticos de origen chino. Se trata de una planta meramente de ensamblaje con partes importadas de China, de manera que la transferencia de tecnología se reduce a apretar tornillos y unir cables. De lo que no habló el líder fue de las decenas de fabricantes nacionales de electrodomésticos que desaparecieron en este gobierno.

Lo más importante de su alocución y que quizás pasó desapercibido para muchos que están anestesiados por este tema reiterativo, fue su declaración de que había salvado el sistema eléctrico nacional. Apartando el hecho de que casi toda la estructura eléctrica del país es obra de la Democracia y que ningún venezolano -por fanático que sea- ignora que en ella se construyeron todas las grandes represas hidroeléctricas y los tendidos de las redes del país, no existe casa de habitación en todo el territorio que no sufra las fallas diarias del servicio eléctrico. No obstante, esto no es lo que le otorga trascendencia a esta declaración, sino el contexto en el que la hace: hoy dos hombres, un trabajador de CORPOELEC y su hermano gemelo, fueron asesinados por vecinos furiosos de San Mateo estado Aragua, en reclamo a las continuas y prolongadas fallas eléctricas en su sector. Sin duda una depravación que revela la profunda enfermedad mental colectiva que el mensaje de odio y división, sumado a un Estado ineficiente, ha inoculado en nuestra sociedad. A todas luces, una forma extremadamente bárbara, bestial y abyecta de hacer justicia por propia mano, cuando existe la opción de enterrar al verdadero culpable en la urna electoral.

Leonardo Silva Beauregard

Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario