jueves, 23 de agosto de 2012

Niní, Tú También Eres Su Enemigo



Por Leonardo Silva Beauregard

"El que no está conmigo está contra mí y lo pulverizaré".
Hugo Chávez Frías

Niní, no lo digo yo, lo dice Chávez.

Es indudable que el declararse neutral puede resultar muy conveniente y constructivo. Nadie se atrevería a aseverar que para Suiza no se ha traducido en un excelente negocio y medio de vida. Pero tú no eres suizo, Niní. Y por lo que ha dicho tu gobernante, tampoco venezolano. Según él, ser imparcial es un lujo que no te puedes dar. Además de la sentencia que cito al comienzo de este escrito, paráfrase del Decreto de Guerra a Muerte de Simón Bolívar, me permito recordarte su reciente declaración ante la FAN: "el que no es chavista no es venezolano". Así que pareciera que ser Niní puede ser nocivo para tu salud.

Si aceptamos que sinceramente tienes una postura imparcial, todo indica muy diáfanamente que esa es una opción que el líder no tolera ni acepta. Apartemos el hecho de que no es muy solidadaria con quienes han sufrido los atropellos del régimen, que la verdad, no me atrevería a argumentártelo. Prefiero alegar lo que es realmente importante: tú, tu supervivencia, la de los tuyos. Cuando el líder le dijo a la FAN "el que no es chavista no es venezolano" (entiende, un Niní no es chavista, ¿o sí?; y también incluyó palabras como traidores, apátridas, etc.) claramente los instó a usar sus armas contra ti si las circunstancias lo ameritaren. Proposición muy poco sana para tus intereses vitales pues -aunque te niegues a verlo- te declaró su enemigo.

Sí mi hermano Niní, te declaró su enemigo a destruir. Al decirle a la FAN que no eres venezolano, y además traidor, te designó como blanco legítimo a eliminar. Por definición, un no venezolano es extranjero, y un traidor es enemigo de los intereses de la nación. La FAN existe para preservar esos intereses nacionales, en especial ante amenaza extranjera; en consecuencia, los extranjeros que atenten contra tales intereses pueden y deben ser exterminados con su poderío. Honestamente, no veo cómo puedas interpretar esto de otra forma. Y mi intención no es acusarte de ser indolente o irresponsable, no; es prevenirte de que te van a exterminar y no estás consciente de ello.

Frecuentemente, quien consciente o inconscientemente siente placer en ser insultado y destruido, es masoquista, aunque por su sumisión haya en premio por parte del sádico una recompensa pecuniaria, un contrato con el Estado. Esa recompensa podría ser una solución de supervivencia para la víctima, pero de muy corto plazo. Un recurso del victimario para neutralizar su voluntad temporalmente mientras ejecuta su labor de destrucción de su objeto: tú. Y todo masoquista es autodestructivo. Intento despertar tu conciencia con respecto a este hecho, pues si no lo hago, cuando la cobres, será demasiado tarde.

¿Sabes Niní? No te conviene seguir siendo "indeciso". No es tanto porque estarías camino a vivir -si sobrevivieres- en una sociedad que te negaría como individuo, que no reconocería valores individuales como la Propiedad Privada, ni para ti ni para tus hijos. No es sólo eso. Es que al declararte imparcial y no actuar, no votar, estarías decretando tu propia destrucción, la de tus seres amados y la de tu descendencia. No lo digo yo, hermano Niní, lo dice Chávez. Y no quiero verte acompañándome a la aniquilación por no haber cobrado consciencia de ello. Es todo.

Ahora Niní, si en efecto eres suizo, ignora este llamado.

Twitter: @LeoSilvaBe

No hay comentarios:

Publicar un comentario